Por: Juan Fernando Lara 20 abril, 2016

Juan Fernando Lara S.

De setiembre a la fecha, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) ha anunciado varias medidas para, supuestamente, hacer de su gestión una más ahorrativa y eficiente.

En setiembre, el Consejo Directivo aprobó la adopción del salario global para nuevas contrataciones. Se supone que esta modalidad de salario global implica que los nuevos empleados no contarán con pluses salariales como anualidades, sobresueldos o dedicación exclusiva.

La Administración del ICE reafirmó que aplicaría todas las medidas que considere necesarias para lograr la sostenibilidad financiera.

En diciembre, el Instituto informó de un plan de movilidad laboral a empleados con más de 20 años de antigüedad, para así reducir el costo de la planilla.

Luego, en enero anterior, el ICE también anunció que prescindiría de 764 trabajadores en plazas ocasionales como parte de su búsqueda de eficiencia operativa y más ahorro. De esa cifra, 237 funcionarios dejaron sus labores al final de ese mes.

Estas medidas empezaron a conocerse poco después de divulgarse que la entidad se estaba acercando de manera veloz al máximo de endeudamiento que tiene permitido por ley .

El nivel de deuda de la empresa pública ascendió al 39% del total de sus activos en junio anterior; pero era del 32% en el 2011, según confirmó el ICE.

La legislación de fortalecimiento de la entidad autónoma –Ley N.° 8.660– dicta que el límite de deuda para el ICE y sus subsidiarias es del 45% de sus activos. Esa fue la primera vez tras la apertura del mercado de las telecomunicaciones, que se detalló el nivel de deuda de este grupo empresarial público.