Ovsicori afirma que temblores ocurridos el 17 de diciembre abrieron fractura

Por: Diego Bosque 8 enero, 2015

Cartago. El Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori) detectó una grieta en el volcán Irazú, que amenaza la estabilidad de al menos siete antenas de telecomunicaciones instaladas allí.

De estas estructuras dependen los servicios de comunicación interna de los cuerpos de rescate, aeropuertos, Policía, varias empresas y la transmisión de emisoras de radio y canales de televisión.

De ocurrir un deslizamiento en esa zona, se verían interrumpidos tales sistemas.

Un equipo de geógrafos de La Nación visitó el macizo el 27 de diciembre y verificó la existencia de cortes con una profundidad de 10 a 15 centímetros. Ayer miércoles se repitió la visita y se halló que los huecos crecieron hasta alcanzar los 45 centímetros, en algunos de los casos.

Estimaciones hechas por los profesionales de este diario calculan que la grieta tiene 98 metros de longitud, 1,4 metros de ancho y hasta 90 centímetros de profundidad en algunos sectores.

Julio Torres, geólogo con 20 años de experiencia, consideró que tarde o temprano el terreno aledaño a las antenas va a ceder.

“La corona del deslizamiento va a avanzar más y va a empezar nuevas grietas secundarias (...). El asunto no es si va a suceder o no; el asunto es que va a pasar”.

Saray Amador, presidenta de la Cámara Nacional de Radio y Televisión, se mostró preocupada y alegó desconocer la existencia del fenómeno geológico.

Además, calificó la eventual caída de los receptores como una “tragedia griega”.

En el Irazú (3.432 m) hay 84 torres de telecomunicaciones.

Geofroy Avard, vulcanólogo del Ovsicori, dijo que la fractura la ocasionó una serie de sismos ocurridos el 17 de diciembre.

Avard visitó el macizo los días 26 y 30 de diciembre y, según relató, luego de verificar la hendidura, alertó a las autoridades del Parque Nacional Volcán Irazú.

No obstante, hasta el día de ayer la Administración del sitio no había informado sobre la situación a la Comisión Nacional de Emergencias (CNE).

“En realidad, aún no se ha hecho esto (informar a la CNE), como le digo eso fue hace poco y fue en esta época de Navidad y Año Nuevo, y entonces no se ha comunicado”, reconoció Roger Arroyo, administrador del parque.

“La zona se está moviendo, puede ocurrir un deslizamiento, el tamaño de estas grietas está aumentado”, comentó Avard.

El Observatorio reportó que hasta octubre el volcán estaba produciendo entre cinco y siete sismos por día.

Inspección. Lidier Esquivel, jefe de Investigación y Mitigación de Riesgo de la CNE, admitió que desconocían el problema y que ya ordenaron una revisión del lugar para la próxima semana.

La inspección la realizarán junto a expertos de la Red Sismológica Nacional (RSN).

“Parece que es un proceso de inestabilidad de laderas; los suelos ahí tienen una consistencia muy débil y con una pendiente muy fuerte”, aseguró Esquivel.

El funcionario agregó que, de ser necesario, hasta se podría emitir una declaratoria de emergencia nacional.

“Es una zona importante a nivel de país por los servicios de telecomunicación que están ahí.

”Definitivamente hay que ponerle mucha atención a esta situación”, sentenció.

Afectados. La emisora Faro del Caribe es una de las más afectadas por los cortes en el terreno.

Esta empresa tuvo que reducir ayer el tamaño de su antena para no arriesgar la estructura, según indicó el técnico de la emisora, Jorge Vega.

Alexánder Araya, quien trabaja desde hace 14 años en el volcán, aseveró que nunca había visto grietas tan profundas.

infografia