Resolución de Aresep aprobó menos de lo solicitado por la Refinadora

Por: Juan Fernando Lara 10 marzo
El martes anterior, la Secretaría de Hacienda dio a conocer el aumento en el precio promedio de las gasolinas que regirá del 1 de enero al 3 de febrero de 2017.
El martes anterior, la Secretaría de Hacienda dio a conocer el aumento en el precio promedio de las gasolinas que regirá del 1 de enero al 3 de febrero de 2017.

San José.

El precio por litro de la gasolina súper subirá a mediados de mes ¢5 y el de regular ¢3 para financiar gastos operativos de Recope en este año, según resolvió la Aresep la semana anterior.

Los usuarios de diésel, en cambio, sentirán una rebaja de ¢8 por litro del carburante.

Los aumentos en gasolinas resultaron menores a los solicitados por Recope, que había propuesto ¢7,78 para la súper, ¢7,47 a la regular y ¢5,06 al diésel según el expediente ET-081-2016 presentado el 9 de diciembre anterior ante la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

Cuando entre a regir el ajuste aprobado, el litro de gasolina súper pasará de costar ¢593 a ¢598; la regular de ¢567 a ¢570 y el diésel de ¢484 a ¢476.

Los costos

El incremento recién aprobado es un ajuste ordinario que se plantea una vez al año y es el que permite a Recope financiar sus gastos desde las tarifas; rubros que incluyen también el pago de su convención colectiva estimada en ¢24.179 millones para 2017.

No obstante, en este estudio se recortaron las previsiones de gasto de la empresa para hacer frente al convenio laboral.

La Intendencia de Energía de la Aresep estimó que en el 2016 la renegociación de esa convención colectiva generó ¢558 millones de ahorro.

Esa disminución se tomó en cuenta, lo que significó ¢698 millones menos respecto a las pretensiones de Recope, indica la resolución RIE-012-2017. Esto explica en parte porqué se aprobó menos de lo solicitado.

El intendente Mario Mora aclaró que en la moficación tarifaria aún no están incluidos los ¢5.000 millones que la Autoridad Reguladora había excluido en el año 2015, correspondientes a rubros de la convención colectiva.

Resultado de aquella decisión,  funcionarios de Recope acudieron a la Sala Constitucional a presentar un recurso de amparo. Ese tribunal resolvió, en junio de 2016, que  Recope sí puede cargar los costos de su convención colectiva a tarifas de combustible.

Sin embargo, explicó Mora, han pasado nueve meses desde el fallo y la Sala Constitucional sigue sin notificarles oficialmente el fallo por lo que no se ha definido la vía para transferir a las tarifas los ¢5.000 millones recortados dos años atrás.

Mora explicó que si bien el alza aprobada en esta ocasión es menor a lo pedido por Recope, sí hubo aumentos en partidas del gasto operativo de la empresa pública como la actualización de activos.

"Junto con la actualización de los activos también hemos incorporado parcialmente proyectos como el muelle petrolero y el valor de nuevos tanques construidos para almacenar combustibles. Son alrededor de ¢137.000 millones", explicó el funcionario.