Litro de súper pasaría de ¢605 a ¢628, regular de ¢581 por litro a ¢605 y litro de diésel pasará de ¢513 a ¢526

Por: Juan Fernando Lara 10 noviembre
De aprobarse, la nueva solicitud de alza de Recope entraría a regir a finales de este mes.
De aprobarse, la nueva solicitud de alza de Recope entraría a regir a finales de este mes.

Los últimos días de noviembre traerán alzas en los precios de las gasolinas y el diésel, si se concreta un ajuste solicitado este viernes por la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) a la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

De aplicarse la variación, el litro de súper subirá ¢23, al pasar de ¢605 a ¢628. En la gasolina regular (Plus 91), el costo pasaría de ¢581 por litro a ¢605, es decir, ¢24 adicionales.

En el caso del diésel 50 los resultados de la fórmula de ajuste de precios extraordinaria arrojan un incremento de ¢13, por el cual el litro pasará de ¢513 a ¢526.

Adquirir 45 litros de súper pasará de costar hoy ¢27.225 a ¢28.260 en la última semana de noviembre; un adicional de ¢1.035. En el caso de regular, esos 45 litros cambiarán de costar ¢26.145 a ¢27.225 (¢1.080 más).

El incremento por 45 litros de diésel será de ¢585; pues la suma a desembolsar variará de ¢23.085 hoy a ¢23.670.

La Aresep dispone ahora de 15 días naturales para autorizar el ajuste; decisión que también debe publicarse en el diario oficial La Gaceta. Esto quiere decir que el ajuste regiría en la última semana de noviembre.

Precios Recope alzas
Precios Recope alzas
Mercado externo volátil

El ajuste supondría el noveno aumento del 2017 que, según Recope, resulta de condiciones volátiles, con tendencia al alza, en el mercado de precios internacionales de los combustibles, a pesar del fortalecimiento que ha tenido el dólar estadounidense.

Los mercados del barril de petróleo Brent retrocedieron inicialmente a inicios de mes, pero luego rompieron por encima de los $60, que se convirtió en la nueva barrera del mercado, un nivel que no se alcanzaba desde hace dos años y medio, precisó Recope en un comunicado.

Este repunte se explica por la expectativa de un posible acuerdo entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados, de extender aún más el plazo para mantener los recortes en los niveles de producción de petróleo, tema que se definirá en la reunión programada para el próximo 30 de noviembre.

Varios de sus miembros han expresado su confianza en que el pacto se extienda hasta finales del 2018, para así reducir la oferta a niveles que les permitan asegurar un precio de $60 por barril para el crudo Brent, el próximo año.

En Estados Unidos, el aumento del petróleo se debe a la caída de los inventarios, que de acuerdo con el informe de la Administración de Información Energética (AIE), en la semana que cerró el 27 de octubre disminuyeron en 2,43 millones de barriles hasta llegar a 454,9 millones de barriles, su menor nivel desde enero del 2016.

Mientras, las reservas de gasolina, según ese mismo informe, mostraron un descenso de 4 millones de barriles, cuando lo esperado eran 2,1 millones de barriles. Por su parte, los derivados del crudo (que incluyen el diésel y los combustibles para calefacción), disminuyeron en 320.000 barriles frente a los pronósticos de 2,1 millones de barriles.

Estos cambios indican que los inventarios totales comerciales han disminuido en cerca de 75 millones de barriles, comparados con el nivel de inventario de la misma semana en el 2016.