29 noviembre, 2014

El fin de año trae buenas noticias para los dueños de vehículos: el litro de la gasolina súper será ¢68 más barato; el de regular bajará ¢65 y el de diésel, ¢29.

Desde la próxima semana, el litro de súper pasará de ¢757 a ¢689; el de regular caerá de ¢720 a ¢655 y, en vez de costar ¢636, el diésel se venderá a ¢607.

También tendrá un precio menor el gas licuado de petróleo (GLP): de ¢336 baja a ¢310.

Los nuevos precios fueron aprobados ayer por la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) y regirán durante un mes, a partir de la publicación en La Gaceta.

El abaratamiento responde a una baja en el precio internacional de los combustibles, registrada entre el 30 de octubre y el 13 de noviembre. También se debe a un descenso en el tipo de cambio.

La que viene es la quinta rebaja consecutiva, en lo que va del segundo semestre del 2014. La tendencia a la caída en el precio de las gasolinas es visible desde julio, cuando, al sufrir un alza de ¢29, el litro de súper superó por primera vez la barrera de los ¢800 (pasó de ¢787 a ¢816).

A pesar de que en el mundo se prevén aún más rebajas en los combustibles, el impuesto único, los costos de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) y de las gasolineras y el transporte hacen que la caída se refleje menos en nuestro país.

Mientras en Estados Unidos pagan entre 20% y 25% menos por galón en el mercado mayorista, en Costa Rica perciben rebajas de entre el 7% y el 10%.

El alto precio de los hidrocarburos fue de las preocupaciones exteriorizadas por el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, al estrenar su mandato.