Caravana se retrasó más de una hora, pero fieles lo esperaron para caminata hacia la catedral

 28 febrero, 2014

El cura franciscano Gabriel Enrique Montero ya está en San Isidro de El General para tomar posesión, este sábado, como obispo de esta diócesis.

Finalmente, llegó este viernes a las 6:45 p. m., después de recorrer en medio de una caravana de vehículos algunos de los pueblos que tendrá a su cargo. A esta hora de la noche, entró a la Iglesia de El Calvario, donde unas 350 personas lo esperaron con una cimarrona a pesar de la fuerte lluvia que comenzó a caer a las 6 p. m.y persistía a su llegada.

Al pie del Cerro de La Muerte fue recibido por vecinos como estos de El Jardín, a los que agradeció la bienvenida
Al pie del Cerro de La Muerte fue recibido por vecinos como estos de El Jardín, a los que agradeció la bienvenida

De ahí los fieles le siguieron en vehículos unos 500 metros hasta la catedral, donde se retrasó la misa de recibimiento que se inició una hora después de lo programado y estuvo a cargo del actual administrador diocesano Guillermo Loría. La misa estaba programada para las 6 p. m.

Montero, de 68 años y quien fue anunciado por el Vaticano el 24 de diciembre pasado, será ordenado como obispo por Guillermo Loría y de seguido se le entregará la diócesis de San Isidro, de la cual será su cuarto pastor.

Esta tarde se detuvo en pueblos como La Trinidad, División y El Jardín para saludar a sacerdotes y fieles que lo recibieron con cartelones de bienvenida.

Antonio Mora, contador y vecino de San Isidro dijo que le complace el nombramiento de un franciscano y espera que visite las comunidades y sea muy cercano a la gente.

La lluvia no fue obstáculo para cientos de fieles que a las 7:45 p. m. recibieron a Montero en la Iglesia El Calvario, para acompañarlo en caravana de vehículos hasta la Catedral.
La lluvia no fue obstáculo para cientos de fieles que a las 7:45 p. m. recibieron a Montero en la Iglesia El Calvario, para acompañarlo en caravana de vehículos hasta la Catedral.

Por su parte, Lía Méndez, maestra pensionada, dijo que espera que a la luz del evangelio el nuevo obispo ayude a las familias de Pérez Zeledón a salir de los problemas económicos y sociales.