El Fiscal General a.i. dijo que el objetivo era buscar información relacionada con el proyecto conjunto de Recope con China para la nueva refinería en Moín

Por: Mercedes Agüero 2 julio, 2013

El fiscal general a.i, Carlos María Jiménez, informó que los allanamientos de esta mañana en las oficinas de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), Soresco y Setena son parte de una investigación que abrió la Fiscalía de Anticorrupción, Probidad y Transparencia, a raíz de información confidencial que les fue entregada el año pasado y que recientemente ha sido alimentada con denuncias de ciudadanos.

El fiscal dijo que no se han abierto causas en contra de personas.
El fiscal dijo que no se han abierto causas en contra de personas.

Jiménez explicó que la finalidad de los allanamientos fue la búsqueda de información relacionada con el proyecto conjunto de Recope con China para construir una nueva refinería en Moín.

También se buscaba información relacionada con el pago de beneficios a los ejecutivos chinos destacados aquí, así como de la autorización por parte de la Secretaría Técnica Nacional Ambiental sobre los permisos del proyecto.

Jiménez dijo que en las acciones de la mañana, que todavía no han concluido en algunas de las oficinas, participaron 10 fiscales y un grupo importante de expertos en informática y oficiales del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Agregó que por este caso no hay todavía ningún imputado y que los posibles hechos que se investigan son incumplimiento de deberes, o posibles daños a la Hacienda Pública, peculado de uso y prevaricato.

El funcionario no precisó cuándo la fiscalía estaría formalizando una demanda o desestimando la investigación si es lo que corresponde.