BajadaUna hora de espera dura un trayecto de 15 minutos entre costas cercanas, como Brasilito, Flamingo y Potrero

Por: Marcela Cantero 3 abril, 2015
Este Jueves Santo, así era la fila de carros en el centro de playa Brasilito, en Santa Cruz, Guanacaste.
Este Jueves Santo, así era la fila de carros en el centro de playa Brasilito, en Santa Cruz, Guanacaste.

Belen de Carrillo. Guanacaste. La meta de muchos turistas de hallar paz en ese viaje a las playas se cumplió a medias para quienes visitan las costas de Tamarindo, Brasilito, Flamingo y Potrero, en Santa Cruz de Guanacaste.

Este Jueves Santo, las rutas principales entre esas playas estuvieron saturadas de vehículos con familias y grupos de amigos.

"Llevo una hora haciendo fila, nunca pensé que iba a durar tanto en llegar a playa Flamingo", contó Luis Miguel Castro, vecino de San Pedro de Montes de Oca.

Acompañado de su familia, el abogado mostró su desesperación al conducir del cruce de Huacas hacia playa Flamingo, una ruta de 10 kilómetros que se recorre en unos 15 minutos.

Angosto puente. Precisamente, un punto de largas filas es la entrada al poblado de playa Brasilito.

Allí, en ambos sentidos, la fila de carros resulta pesada debido a un puente Bailey de una vía, ubicado en la entrada de esa comunidad costera que suma más cinco años a la espera de un nuevo paso.

De igual forma, entrar a los supermercados de esa región costera exige paciencia franciscana.

Los vendedores procuran multiplicarse para atender a la cantidad de clientes quienes buscan agua, hielo, refrescos y víveres.

"Comprando hielo y gaseosas, he durado 40 minutos porque hay mucha gente en el supermercado", detalló Tatiana Umaña al salir del Supercompro de Huacas, Santa Cruz.

"En realidad, me parecen pocos comercios de este tipo -supermercados- en una zona tan visitada", agregó la mujer, vecina de Alajuela.Sin duda, la cantidad de visitantes en estos días de Semana Santa hace parecer poco lo que para los vecinos de la zona es suficiente, en sus habituales días.