Órgano es incapaz de presentar recursos o dictar resoluciones sobre asuntos graves

 12 agosto, 2014
La Defensoría de los Habitantes se encuentra acéfala desde el pasado 7 de julio. | JOSÉ CORDERO
La Defensoría de los Habitantes se encuentra acéfala desde el pasado 7 de julio. | JOSÉ CORDERO

Más de 370 trámites han quedado atascados en la Defensoría de los Habitantes luego de que, el 7 de julio, esta entidad se quedara sin su jerarca.

No hay modo de que un funcionario, sin la potestad legal que otorga el puesto de defensor de los Habitantes, salve de la suspensión a estos procedimientos. A eso se suma el hecho de que el nombramiento del defensor adjunto, Luis Fallas, cesó el 28 de abril y aún no hay reemplazo.

Por ahora, están paralizadas las las investigaciones, las acciones judiciales, las inadmisibilidades y los recursos de reconsideración.

Por más abusos que se denuncien, la Defensoría es incapaz de gestionar recursos de amparo o acciones de inconstitucionalidad.

Mas, a pesar de tales limitaciones, la institución sigue funcionando y a diario recibe entre 100 y 150 solicitudes de intervención a través de correos electrónicos, llamadas o faxes.

En caso de que le llegue algún tema que merezca ser investigado, la Defensoría es capaz de analizarlo y abrir una investigación al respecto, aunque no le es permitido dictar la resolución final (recomendación) sin la firma de su máximo jerarca.

“Las quejas más informales se siguen resolviendo; las que no son violaciones tan urgentes ni complejas. Muchas de las quejas se tramitan por otras vías, por lo que no hace falta la apertura formal de un expediente para generar la recomendación final”, declaró Ahmed Tabash, vocero de la entidad.

Más de un mes después. El órgano defensor quedó sin jerarca el 7 de julio, tras la renuncia de la exdefensora Ofelia Taitelbaum. Poco después de su reelección, ella dejó el cargo luego de el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y la Dirección de Tributación iniciaran una investigación contra varias de sus empresas por supuesta suplantación de identidad y presunta evasión de impuestos.

En total, 98 aspirantes se presentaron para ocupar ese puesto y llevan varios días sometiéndose a l estudio y el escrutinio de la Comisión de Nombramientos de la Asamblea Legislativa.

Ottón Solís, presidente de esa comisión, estimó ayer que “aunque será complicado”, el nuevo defensor quedará electo a mediados de esta semana. “Hoy (ayer) nos reunimos y ya pasamos la etapa de las entrevistas, las audiencias, y entramos a la parte deliberativa sobre el proceso de escogencia. Esperamos tener una decisión lista a media semana”, manifestó Solís.

El puesto de defensor adjunto también está pendiente de definición. El 28 de abril, tras cuatro años de ocupar esa silla, venció el nombramiento de Luis Fallas. Fue entonces cuando Taitelbaum presentó su propuesta de terna para el nuevo periodo, la cual quedó descartada cuando ella renunció.