3 abril, 2013

Una nueva protesta de extrabajadores de la empresa Matas de Costa Rica bloqueó ayer un tramo de la ruta 32, en Guácimo, Limón.

Más de 80 exempleados realizaron una marcha porque, según ellos, el Gobierno no los ha apoyado lo suficiente para que se les paguen las obligaciones patronales desde que fueron despedidos por esa empresa, hace más de dos años. En febrero anterior, el grupo alegó que la deuda total ronda los ¢4.000 millones.

Los protestantes insisten en que agotaron las medidas legales. Aseguran, además, que ya han sostenido cuatro reuniones con representantes del Gobierno y diputados, sin mayores resultados.

En una de esas reuniones, el Gobierno se comprometió a comprar una finca y entregárselas para que la trabajaran en cooperativa.

Esta marcha ocasionó grandes presas en ambos sentidos. La Fuerza Pública estuvo pendiente de lo que podía ocurrir en el lugar, y la Policía de Tránsito reguló el paso.

Voceros de los extrabajadores no descartan marchas similares en los próximos días.

En lo que va de este año, ya son varios los bloqueos hechos por estos ciudadanos. El origen de la molestia es una supuesta deuda de la empresa por los años laborados.

Apenas al comienzo de este año, 68 personas invadieron una finca de la empresa en Milano de Siquirres. Días antes, la Fuerza Pública había desalojado de esa propiedad a 500 personas, poniendo así fin a la ocupación de las tierras.

Matas de Costa Rica se dedicaba a producir y exportar plantas ornamentales.

Según los extrabajadores, fueron despedidos sin pago de aguinaldo ni prestaciones.