Tránsito no dio abasto para atender cantidad de vehículos que abarrotó la playa

Por: Carlos Láscarez S. 14 octubre, 2013

Un verdadero martirio vivieron ayer los miles de conductores que intentaron entrar y salir de la ciudad de Puntarenas, antes y después de que finalizara el espectáculo X-Air Challenge Banco de Costa Rica Air Show 2013.

Desde las primeras horas del día, decenas de vehículos ingresaron a Puntarenas con el objetivo de encontrar el mejor sitio. Otros no lo lograron.

Muchas familias se ubicaron en el paseo de los Turistas para apreciar las destrezas de los pilotos en nueve diferentes aviones: tres monoplanos, tres biplanos, dos jets y un vintage , que fue utilizado en la Primera Guerra Mundial.

A las 5 p. m. se reportaban presas de hasta 17 kilómetros, en el tramo entre la ciudad de Puntarenas y Esparza. Eran los conductores que salieron dos horas antes de que finalizara el espectáculo.

Multitud. El evento, que se inició a las 11:45 a. m. y finalizó alrededor de las 2 p. m., congregó a cerca de 200.000 personas, según la Fuerza Pública.

Jennifer Hidalgo, vocera de la compañía RPM, organizadora del X-Air Challenge, aseguró anoche que luego de consultar a representantes de turismo local, lugareños y otras entidades, estimaron la presencia de unas 200.000 personas.

“Sabíamos que iba a pasar, pero el tema del tránsito no nos atañe. La recomendación siempre fue ingresar un día antes”, dijo Hidalgo.

También, por espacio de casi dos horas hubo problemas para realizar llamadas desde y hacia Puntarenas, y se presentaron problemas con Internet.

Los supermercados informaron de que en cuestión de horas se acabaron los snacks y las bebidas.

Fue tal el grado de desesperación por salir del lugar, que algunos choferes dejaron su carro en la vía.

Cerca de la sede del Instituto Nacional de Seguros de Puntarenas, un vehículo doble tracción fue abandonado, lo que provocó que se invadiera el otro carril.

Cientos de conductores trataban anoche de salir del cantón Central de Puntarenas, cuyas calles colapsaron desde antes del mediodía. La paciencia se volvió compañera inseparable durante horas. | ANDRÉS GARITA
Cientos de conductores trataban anoche de salir del cantón Central de Puntarenas, cuyas calles colapsaron desde antes del mediodía. La paciencia se volvió compañera inseparable durante horas. | ANDRÉS GARITA

Geovanny Quesada, de la Policía de Tránsito, dijo que a las 6 p. m. estimaban un congestionamiento de cuatro kilómetros, entre Chacarita y el barrio 20 de Noviembre.

“Con dos operativos y cierres parciales buscamos agilizar el paso, dando prioridad a la salida de vehículos. Solo les podemos recomendar paciencia”, dijo Quesada.

Colaboró: Andrés Garita , Corresponsal GN.