Normativa elimina el llenado universal; también obliga a usar válvulas de rosca

Por: Daniela Cerdas E. 28 julio, 2016
Por año, Bomberos atiende más de 6.500 casos de escapes en cilindros de gas. | RAFAEL MURILLO/ARCHIVO
Por año, Bomberos atiende más de 6.500 casos de escapes en cilindros de gas. | RAFAEL MURILLO/ARCHIVO

Cada empresa gasera deberá encargarse de llenar sus propios cilindros de gas de cocina y, por seguridad, solo podrá usar una válvula roscada en los tanques y no la de acople rápido.

Estas disposiciones se desprenden del reglamento para el control del gas licuado de petróleo (GLP), que el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) ya tiene finalizado en un 100%.

Esta normativa ha sido muy esperada por distintos sectores, especialmente el Cuerpo de Bomberos, que ha insistido en la urgencia de regular la calidad del envasado de los cilindros de gas.

Por año, esta institución atiende más de 6.500 casos de escapes de gas y, en el 90% de los casos, la emergencia ocurre porque la válvula empleada es insegura (es de acople rápido).

“Ya el reglamento está terminado, pero estamos dándole las revisiones finales, las cuales finalizarán en julio y luego, en agosto, se comenzarán a hacer unas reuniones internas con distintos sectores porque nos interesa que la parte normativa sea consensuada. Finalmente, se enviará al Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) para que haga la consulta pública”, explicó Oky Segura, asesora de la viceministra de Energía, Irene Cañas.

Con esta normativa se elimina el llenado universal, que permitía que cualquier empresa envasadora pudiera llenar el cilindro de otra marca. Actualmente, el henchido de cilindros en el país es universal mixto, o sea, que una empresa envasadora puede llenar un 70% de cilindros de su parque y un 30% del parque común.

Guido Gutiérrez, gerente de producción de Gas Zeta, empresa que concentra 60% del mercado de gas nacional, explicó que ellos están en contra del llenado universal ya que este sistema no permite darle trazabilidad al cilindro, lo cual en perjuicio de la seguridad. Aunque el reglamento todavía no está aprobado, Gas Zeta ya comenzó a introducir cilindros con válvula de rosca.

“A la fecha hemos ingresado 12.0000 cilindros con este tipo de válvula, para el 2016 el compromiso es que sean 40.000”, dijo Gutiérrez, quien explicó que no puede precisar a cuánto asciende el parque total de cilindros que tienen la empresa.

La Nación llamó a la compañía Gas Tomza, pero no devolvieron la llamada.

Un informe de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep), dado a conocer en febrero pasado, reveló que 3.014 cilindros listos para la venta no contaban con las condiciones mínimas de seguridad.

El 43% de los 72.285 envases revisados incumplía con el espesor mínimo establecido en la normativa centroamericana. Además, el 22% de los cilindros no tenía número de serie, lo cual no hace posible identificar a la empresa responsable de ese envase.

Otros cambios. La normativa regulará a los concesionarios y a todas las personas que participan en la cadena de suministro de gas hasta que llega al usuario final.

Cada envasadora tendrá que tener un distintivo de marca, un sello de inviolabilidad y un color en sus cilindros para seguridad de las personas y para la trazabilidad del mismo.

Estas reglas vendrán a establecer responsabilidades en caso de que un cilindro de gas explote.

En enero del 2013, el estallido de un cilindro de gas en una soda de Alajuela cobró la vida de cinco personas. Desde el punto de vista penal, a hoy, ese accidente carece de responsables.

Héctor Chaves, director del Cuerpo de Bomberos, indicó que están a la expectativa de que las nuevas normas sean publicadas.

“El compromiso del Gobierno fue sacar el reglamento en los primeros seis meses de gestión, pero se ha alargado mucho. Es necesaria esa normativa. Eliminando la válvula de acople rápido van a bajar las emergencias, sustancialmente”, aseguró Chaves.

Etiquetado como: