Mayoría no cuenta con sensores de gas conectados a alarmas para detectar fugas

Por: Mercedes Agüero 5 febrero, 2013

Aunque trabajan con productos inflamables, la mayoría de las envasadoras de gas carecen de un sistema adecuado contra incendios.

En la mayor parte de instalaciones ni siquiera se cuenta con sensores de gas conectados a alarmas auditivas o luces de advertencia para detectar fugas.

Tales carencias fueron reveladas en un informe divulgado ayer por la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep), sobre seguridad y procesos en 14 plantas de almacenamiento de gas (LPG). El estudio lo hizo la Escuela de Ingeniería Química de la Universidad de Costa Rica, en noviembre anterior, a petición de la Aresep.

Según el reporte, solo una de las 14 envasadoras cumple satisfactoriamente con las medidas de seguridad contra incendios. Se trata de la planta Petrogás, en Cartago, la cual recibió una calificación de 91,63% en ese renglón.

En cambio, Gas Zeta, Tomza y Solgás tuvieron deficiencias.

Para el intendente de Energía de la Aresep, Juan Manuel Quesada, “estos resultados confirman que desde el envasado de los cilindros, tenemos un gran problema. La falta de medidas de seguridad adecuadas ponen en peligro la vida de cientos de personas que trabajan en esas plantas y sus alrededores”.

La Autoridad Reguladora le dio cinco días a las empresas para que presenten un plan correctivo.

Entre tanto, el ministro de Ambiente y Energía, René Castro, dijo que acudirán al Tribunal Ambiental, que tiene mayores potestades para actuar de inmediato contra las envasadoras que incumplen.

Hernán Camacho, director de la Escuela de Química, quien dirigió el estudio, calificó de “inexplicable” que las plantas no tengan un sistema contra incendios, o que lo tengan, pero sin aprobación de un ente experto como Bomberos. “Habría que preguntarle al Minae”.

Camacho explicó que un sistema contra incendios tiene tres componentes claves. El primero es con un mecanismo de aspersión para que, en caso de un conato de incendio, los tanques de almacenamiento se mojen y evitar que el fuego los ataque. También debe haber mangueras con agua para bajar la temperatura en caso de fuego y, por último, que haya extintores.

Sobre el contenido del informe, Hugo Levy, apoderado general de Petrogás, manifestó que desconocían los parámetros seguidos por Aresep para determinar cómo se pondera y califica cada empresa. Agregó que a pesar de ser la mejor calificada (en seguridad), si a criterio de Aresep no es suficiente, harán las modificaciones y correcciones que corresponda.

Juan Carlos Jiménez, gerente Comercial de Tomza, dijo que no habían sido notificados y que esperan el informe para poder opinar sobre la calificación dada.

Mientras, Felipe Mejía, de Mercadeo y Comunicación de Gas Zeta, dijo que no podía opinar porque apenas tenían un par de horas de haber recibido la notificación.

“Lo que sí puedo adelantarle es que estamos totalmente tranquilos porque las plantas en realidad cumplen por mucho con todos los estándares de seguridad nacional e internacional”, manifestó.

Mala nota. Otros aspectos evaluados fueron las condiciones del inmueble, aspectos mecánicos, eléctricos y el proceso de trabajo.

Al promediar el puntaje de aspectos revisados, ninguna planta logró nota aceptable ni excelente.

La medición se dividió en cuatro niveles de calidad: excelente (más de 90%), aceptable (entre 80% y 90%), bajo (entre 70 y 79,9%) y malo (menos de 70%).

El informe surge en medio de la polémica por la falta de regulaciones al mercado del gas y luego de recientes accidentes con cilindros .