6 enero, 2013

San Carlos. Rodrigo Vargas tiene fresca la imagen de angustia de los padres de un niño que había caído a un pozo negro, cuando llegaron al Concho de Pocosol a buscar el teléfono público para llamar a la Cruz Roja.

Vargas recuerda que en ese entonces –por ahí del 2005– en más de 30 km a la redonda solo existía ese aparato de comunicación, que con frecuencia se dañaba.

“Afortunadamente esa tarde, el teléfono estaba en servicio y la Cruz Roja llegó en tiempo récord. Sacaron al chiquito del pozo, lo trasladaron al Hospital de Ciudad Quesada y logró sobrevivir ”, recordó el comerciante de 63 años.

Ese es uno de los casos que los habitantes de Cutris y Pocosol, casi en la línea divisoria con Nicaragua, mencionan para resaltar la importancia de los públicos para ellos.

Para hacer una llamada por celular, los pobladores de Jocote, Crucitas, Tiricias, Chorreras de Cutris, Llano Verde de Pocosol tendrían que andar más de dos horas a caballos para encontrar señal.

Por eso, celebran que en setiembre, el ICE intensificó la instalación de aparatos, incluso algunos ya viejos, trasladados de la ciudad.