Por: Irela Fornaguera 3 noviembre, 2014

Un grupo de empleados del Instituto Costarricense de Electricidad realiza una manifestación pacífica frente a la Sala Constitucional, en San José, en contra de la Presidencia Ejecutiva y su decisión de reestructurar la organización interna.

Su objetivo es presentar una acción de inconstitucionalidad en contra de un acuerdo del consejo directivo del ICE, del 20 de octubre, mediante el cual se habrían trasladado las principales funciones de la Gerencia General, a la Presidencia Ejecutiva.

De acuerdo con Jorge Arguedas, diputado del Frente Amplio (FA), la decisión sirvió únicamente para empoderar a tres personas "sumamente cuestionadas por la ley": Carlos Obregón, presidente ejecutivo del ICE; Julieta Bejarano, directora jurídica, y Randall Retana, asesor de la presidencia.

"La Gerencia (a cargo de Martín Vindas) quedó en un cascarón y se transformó en una cuestión corporativa, nada más, mientras que todas sus funciones se trasladan a dos nuevas divisiones, adscritas a la Presidencia.

"En esos tres empleados cuestionados por corrupción quedarían todas las decisiones administrativas, jurídicas, técnicas y financieras que le corresponden, por ley, a la Gerencia General. Eso es inconstitucional. El ICE no es de ellos" dijo Arguedas.

Bejarano y Obregón han sido cuestionados y llamados a cuentas por presunto conflicto de interés en algunos fideicomisos del ICE, mientras que Retana lo fue por la creación de la "Universidad Fantasma" que, según Arguedas, hizo perder a la entidad unos c500 millones, hace unos cinco años.

El diputado aseguró que convocará a una huelga general en caso de que no se tomen acuerdos prontos que sirvan para retractar la decisión de los directivos.

La mayoría de los presentes en el movimiento de esta mañana son técnicos en telecomunicaciones, afiliados a la Asociación Nacional de Trabajadores y Técnicos de la Energía y las Comunicaciones (Anttec). Los líderes del sindicato esperan que se unan al movimiento unos 150 funcionarios.

Según Pablo Chavarría, vicepresidente de Anttec, la junta violó el acuerdo de fortalecimiento del ICE, el cual ha ido desmantelándose. Aseguró que recurren a la Sala pues esperan que ahí se solucionen las "decisiones ilegales" y llamó a todos los grupos internos del ICE a defender a la institución.

Desde qué llegó al poder, en mayo pasado, el presidente de la entidad se empeña en una reestructuración de la organización interna. Obregón aseguró a este medio que aún no está considerando despidos de funcionarios, sino sólo la optimización de tareas y el ahorro de recursos.

En un comunicado de prensa, el ICE asegura que ninguno de sus servicios ha resultado afectado por la protesta en Tribunales.

"En relación con una gestión anunciada ante la Sala Constitucional, el ICE se abstiene de hacer cualquier comentario por respeto a la investidura de la Sala y a los principios del debido proceso", concluye el comunicado.