Menos uso de generación térmica disminuirá el gasto en combustibles

Por: Juan Fernando Lara 21 noviembre, 2015
El embalse de Cachí, en Paraíso de Cartago, está muy cerca de alcanzar su capacidad máxima de almacenamiento de agua. Así lucía ayer. | CARLOS GONZÁLEZ
El embalse de Cachí, en Paraíso de Cartago, está muy cerca de alcanzar su capacidad máxima de almacenamiento de agua. Así lucía ayer. | CARLOS GONZÁLEZ

Las tarifas de luz permanecerían estables el otro año debido a que el ICE proyecta disminuir aún más el uso de plantas térmicas que funcionan con hidrocarburos para su producción de electricidad.

Esta previsión se basa en que los embalses clave para la generación hidroeléctrica reportan “números altos” de almacenamiento de líquido; incluso en la represa Arenal, donde se localiza la principal planta del país para producir energía.

Con 330 megavatios de capacidad instalada, el complejo Arenal es estratégico en el suministro eléctrico pues aporta 20% de toda la capacidad de generación nacional.

Es el único embalse capaz de almacenar agua por un año para generación al siguiente año.

El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) planea aprovechar toda esta agua almacenada para su uso en la estación seca del 2016, confirmó la entidad.

Así, la necesidad de generación térmica será menor respecto al 2015, dijo Luis Pacheco, gerente de Electricidad del Instituto.

Esto se reflejará en la revisión trimestral de diciembre de la metodología del costo variable del combustible (CVC), por parte de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

Según el ICE, esta forma de generación eléctrica a base de quemar combustibles fósiles (principalmente búnker) llenaría solo el 1,6% de la demanda nacional del próximo año.

Ese porcentaje equivaldría a 172,7 gigavatios-hora (GWh) cuyo costo económico, según el ICE, se calcula en ¢14.908 millones.

Motores apagados. En marzo anterior, el Instituto informó de que este año pretendía generar 97,1% de la electricidad local con fuentes renovables y relegaría 2,9% a plantas térmicas. El resultado fue aún mejor.

Al 16 de noviembre pasado, el Sistema Eléctrico Nacional (SEN) llevaba ya 254 días completos sin recurrir a las plantas térmicas, conforme datos preliminares del Centro Nacional de Control de Energía.

Esto condujo a que en la mayor parte del 2015, la producción eléctrica se creara a partir de fuentes renovables, hasta alcanzar un 98,82% del total, dejando así solo 1,18% a generación térmica.

Ese 98,82% de producción limpia se compone de generación hidroeléctrica (75,4%), geotérmica (13%), eólica (9,6) y biomasa, con 0,78%, según datos del ICE.

Se suponía que la previsión inicial de 2,9% de generación térmica representaría un monto de ¢18.844 millones, pero, a octubre anterior, solo se habían gastado ¢10.233 millones.

El otro mes se activará nuevamente la metodología CVC, por la cual Aresep calculará cuánto dinero le autorizará al ICE para generación térmica durante el próximo semestre.

Carolina Mora, vocera de la Aresep, explicó que será hasta ese momento cuando se verá cuánto afectará las tarifas que pagan los abonados.