Por: Juan Fernando Lara 4 noviembre, 2015
Sergio Alfaro, ministro de la Presidencia, dice que el decreto presidencial ya eliminó el enganche salarial.
Sergio Alfaro, ministro de la Presidencia, dice que el decreto presidencial ya eliminó el enganche salarial.

Sergio Alfaro, ministro de la Presidencia, envió un comunicado de prensa este martes para señalar el repudio del Gobierno a la intención de Recope de utilizar fondos públicos para financiar su fiesta de fin de año.

Este acto “es improcedente cuando el Gobierno hace todos los esfuerzos posibles por la contención del gasto, dada la situación de las finanzas públicas”, indica Alfaro en la nota.

“Una vez que nos hemos enterado de este hecho, lo reprochamos de manera vehemente, porque no es un acto congruente con las acciones y llamados a un uso, racional y eficiente, de los recursos públicos, que deben estar destinados a mejorar los servicios a la ciudadanía y no a pagar fiestas (...)”, enfatizó.

Este festejo, según detalló Recope, se celebra desde los años setenta, pues la actividad figura como uno de los derechos de la convención colectiva de la entidad, que aún está vigente.

Según Alfaro, esta postura “es consecuente con el llamado que ha hecho el presidente de la República de un manejo eficiente y transparente de los dineros de todos los costarricenses”.

Defensa de convención. La crítica desde Zapote se da solo una semana después de que el mandatario Luis Guillermo Solís confirmó que su Gobierno iba a “utilizar las herramientas legales pertinentes para recurrir” la resolución de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) que impide financiar gastos de las convenciones colectivas a través de las tarifas cobradas a los usuarios.

A eso se comprometió el Ejecutivo como parte de acuerdos firmados con el grupo sindical Patria Justa para levantar una huelga, el 27 de octubre pasado.

Solís incluso señaló que el 23 de octubre, el ministro de la Presidencia envió una carta a la Aresep mostrando la preocupación por el rechazo a reconocer gastos planteados por la Refinadora.

¿Cuántas? El plan del festejo navideño que desató la polémica era solo para 300 de los 1.742 funcionarios que tiene Recope.

Años atrás, la empresa ha realizado al menos dos celebraciones para cubrir a los que trabajan en Limón y en el Valle Central.

Por esta razón, La Nación consultó varias veces a la presidenta de Recope, Sara Salazar, si había otras contrataciones previstas para celebraciones similares para los empleados de la entidad,

Pero, la jerarca se limitó a responder que ordenó frenar “cualquier actividad de fiesta de fin de año” que estuviera prevista este 2015 en Recope.