San José y Puntarenas son las provincias con mayor número de ataques

Por: Luis Miguel Herrera C. 9 noviembre, 2014
En la provincia de San José ha habido 301 casos, entre asaltos a buses y hurtos a pasajeros, en lo que va del 2014. Puntarenas le sigue con 86, y Alajuela, con 75 casos. | JOHN DURÁN
En la provincia de San José ha habido 301 casos, entre asaltos a buses y hurtos a pasajeros, en lo que va del 2014. Puntarenas le sigue con 86, y Alajuela, con 75 casos. | JOHN DURÁN

Una mañana, una señora llegó al plantel de buses de Desamparados. Del cuello de la camisa jalaba a un joven que se resistía a seguir caminando.

“Señores, aquí les vengo a dejar a este muchacho; es mi hijo y quien les asaltó el bus la semana pasada”, dijo.

Ese joven asaltante perpetró uno de los dos atracos que, en promedio, han ocurrido por semana contra buses de transporte público en lo que va del año, según datos del Poder Judicial.

La historia de la madre con su hijo fue narrada por Mario Bermúdez, encargado de la empresa Auto Transportes Desamparados (ATD), quien explicó que ese fue uno de los pocos asaltos donde se logró detener al delincuente que les robó.

“Ya llevamos años viviendo con este problema. Ha disminuido, pero no dejan de ocurrir los asaltos, en mucho por las cámaras de seguridad. Por esa tecnología, se publicó la foto del asaltante y la mamá lo reconoció y lo trajo”, contó Bermúdez.

San José a la cabeza. En lo que va del año, se han presentado 101 robos a autobuses. San José es la provincia que suma más asaltos y hurtos, con 301, seguida por Puntarenas, con 86 casos.

La semana anterior, un chofer de bus de la empresa INA-Uruca murió de un disparo en la cabeza. Se opuso a que el asaltante le quitara el celular y este le disparó.

Maritza Hernández, presidenta de la Cámara Nacional de Transportes (Canatrans) aseguró que cada empresa ha invertido para luchar contra el hampa.

“Es una gran obligación la que tienen en sus hombros las empresas porque trasladan al 80% de la población. Y en un asalto se expone al peligro el chofer y sus ocupantes”, sostuvo Hernández.

La representante de los autobuseros comentó que durante este año se firmó un convenio con la Fuerza Pública para que capacite a los choferes y sepan cómo actuar ante un asalto.

Alfredo Villalobos presidente de la Cámara Nacional de Autobuseros (Canabús), precisó que en lo que va del 2014, unos 500 choferes ya recibieron esa capacitación. Villalobos pidió a la Fuerza Pública reactivar operativos en carretera y dentro de los buses para prevenir la ola de hurtos.

Juan José Andrade, director General de la Fuerza Pública fue más cauto en el análisis de los datos. Aceptó el problema, pero defendió el trabajo que vienen haciendo sus oficiales.

“Debemos tomar en cuenta que en el país existen más de 4.500 buses; a eso hay que sumarle las carreras que hacen por día. Mantenemos retenes y abordajes que nos han permitido hacer decomisos importantes de armas, droga y evidencia de los robos”, indicó el director de la Policía.

Deber compartido. Andrade recordó que la tarea de prevenir este tipo de delitos no puede recaer solo en la Policía, sino que deben participar las empresas y los mismos ciudadanos.

En promedio, una compañía de buses paga por unidad ¢16.000 al mes por mantener el circuito cerrado en vivo de las cámaras de seguridad, así como el sistema de localización por satélite.

Sebastián Urbina, viceministro de Transportes y Seguridad Vial, dijo que por parte de su despacho, se trabaja en un plan de cobro electrónico para agilizar el transporte y, al mismo tiempo, eliminar el dinero efectivo de los buses.

“Los asaltantes buscan dinero, y con el cobro electrónico se previenen los asaltos. Hemos valorado opciones y ya tenemos algunas para ponerlas en práctica”, expresó Urbina.