Según Cámara de Distribuidoras, la Aresep le permite al Instituto elaborar método para cobrarles servicios auxiliares

Por: Juan Fernando Lara 28 marzo
Amanecer visto a las 5:30 a. m. desde Quircot, Cartago, la mañana del lunes 27 de febrero de 2017. Al fondo, el macizo del cerro de la Muerte
Amanecer visto a las 5:30 a. m. desde Quircot, Cartago, la mañana del lunes 27 de febrero de 2017. Al fondo, el macizo del cerro de la Muerte

San José.

Representantes de distribuidoras de energía plantearon la mañana de este martes sus temores por el impacto que pueda tener en sus tarifas el eventual traslado de costos operativos del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

Según la Cámara de Empresas Distribuidoras de Energía y Telecomunicaciones (Cedet), ese traslado se daría mediante el cobro de la denominada tarifa de respaldo por parte del ICE, cuyo método de cálculo quedó en manos de la misma entidad.

La organización reclama que la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) es la institución responsable de fijar tarifas; sin embargo, en esta ocasión, señalan, ha dejado esta tarea en manos del ICE.

El grupo denunció que desde el 2015, personal del Centro Nacional de Control de Energía (Cence) –que está adscrito al Instituto– ha dirigido las reuniones con las cooperativas de distribución para discutir la propuesta de tarifa por servicios auxiliares de generación; conocida como tarifa de respaldo, la cual se tramita en la Aresep bajo el expediente OT-064-2017.

En ese legajo está incorporado el oficio 236-RG-2017/830, del 16 de marzo anterior, donde el regulador general, Roberto Jiménez, confirma que la propuesta tarifaria es un planteamiento del Cence.

Javier Orozco, director de Planificación y Desarrollo Eléctrico del ICE, comentó que se "trata de una propuesta metodológica y no tarifaria" pues ese segundo aspecto corresponde a la Aresep definirlo. Sin embargo, el funcionario también confirmó que el CENCE la viene elaborando.

"El Cence preparó un borrador de propuesta de metodología la cual se remitió a Areseppara su valoración en agosto de 2015. En la actualidad, la Aresep realiza el análisis técnico y económico de esta propuesta, la cual someterá a las consultas correspondientes y definirá lo que proceda con respecto a esta metodología", explicó Orozco.

En estas circunstancias, los miembros de Cedet consideran que la tarifa podría funcionar como una especie de cheque en blanco para el ICE, con ayuda de Aresep, para que se carguen a las tarifas de las cooperativas costos operativos del Instituto.

Cedet está integrada por Coneléctricas R.L, Coopeguanacaste R.L, Coopesantos R.L, Coopealfaroruiz R.L, Coopelesca R.L, la Empresas de Servicios Públicos de Heredia (ESPH) y la Junta de Servicios Eléctricos de Cartago (Jasec), que brindan servicios en provincias y zonas rurales. En conjunto, estas empresas proveen electricidad a 400.000 abonados, que equivalen a casi 1,6 millones personas en Costa Rica.

Sus voceros afirman que desde el inicio, el plan para esta tarifa de respaldo ha sido guiado solo por personal del ICE. Aseguran que ni han recibido información suficiente, ni espacio por parte de la Aresep para plantear sus criterios y observaciones al plan del Cence.

"No estaríamos en contra de esto si las reglas fueran claras, pero ni nos dejan exponer nuestros argumentos, ni Aresep atiende nuestras contrapropuestas. Creemos que nos quieren cargar costos injustificados en nuestras tarifas por la ineficiencia del ICE en sus propias inversiones", manifestó Allan Benavides, presidente de Cedet y gerente de la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH).

Por su parte, Roberto Jiménez, regulador general de los servicios, se limitó a aclarar que las denuncias de Cedet se refieren a una metodología que no se ha aprobado.

"Este expediente está en proceso y es un asunto técnico", manifestó.

Orozco, del ICE, afirmó que el desarrollo de esta metodología de cálculo sí fue de conocimiento de los integrantes de la Cedet y recalcó que esta no le reporaría más ingresos al ICE "como lo señaló equivocadamente la CEDET, ya que la propuesta lo que busca es una redistribución de costos, los cuales actualmente están incluidos en las tarifas".

Tarifa de respaldo

La tarifa de respaldo que se cobraría a las distribuidoras eléctricas busca asegurar la estabilidad de la operación en la red en aspectos como control de la tensión eléctrica, la potencia del despacho de energía, su frecuencia y asegurar reservas en caso de emergencia; según precisa el artículo 41 de la norma AR-NT-POASEN de Planeación, Operación y Acceso al Sistema Eléctrico Nacional.

Según esa normativa, todo generador con más de 1 megavatio de capacidad de generación instalada debe pagarla, según requiera del operador del sistema eléctrico y en las condiciones que establezca y apruebe la Aresep. Textualmente, el artículo indica que esos cobros "serán fijados por la Aresep".

No obstante, para la Cámara es una especie de castigo llevado "a golpe de tambor" para generarle ingresos al ICE y que desestimularía la inversión en plantas propias de las cooperativas, expresó Rubén Zamora, representante legal de la Cámara.

Zamora reclamó que en el esquema propuesto por el ICE se pretende cargarle a las cooperativas incluso los costos de la planta hidroeléctrica Reventazón, en Siquirres, Limón, valorada en $1.507 millones y que entró en operación en setiembre del año pasado.

"Reventazón está produciendo muy poco y costó muy caro, apenas provee 25% de su capacidad instalada y ahora se nos quiere obligar a las cooperativas a depender más de la compra de energía del ICE. El resultado es que las distribuidoras seríamos condenadas a ser ineficientes por vía tarifaria", manifestó Zamora.

Para la Cámara, otro efecto del plan es que el ICE se convertiría en un ente monopólico en la prestación de servicios auxiliares, según el borrador diseñado por el Cence, pues únicamente plantas del ICE servirían para brindar dichos servicios auxiliares aún y cuando las distribuidoras ya ejercen funciones de respaldo entre ellas.

Érick Rojas, vicepresidente de Cedet, señaló que por la forma en que se redacta la propuesta tampoco sería posible para inversores privados o para las cooperativas desarrollar nuevos proyectos basados en energía eólica (viento) y fotovoltaica (solar). Esto haría, según el grupo, que solo el ICE quedara en posición de hacer esa clase de proyectos.

"Lo que no nos parece justo es que nos vengan a cambiar las reglas del juego con un importante costo adicional a lo ya existente y que inevitablemente sería trasladado al usuario", anotó Rojas.

Ajustes automáticos

Otro aspecto que critican es el plan de la Aresep de modificar la metodología de cálculo que se utiliza trimestralmente para ajustar las tarifas eléctricas.

Actualmente, esa fórmula solo toma en cuenta el gasto que hizo el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) en la compra de combustible si requirió generación térmica, de ahí su nombre Costo Variable Combustible (CVC).

El plan del ente regulador implica considerar también los pagos que hace el mismo ICE por energía que compra en el Mercado Eléctrico Regional (MER), decisión que podría impactar las tarifas.

Desde su introducción en el 2012, el CVC se ha utilizado en 16 ocasiones y le ha permitido al ICE tener fondos para garantizar la disponibilidad de energía con fuentes térmicas, cuando desciende la generación con fuentes limpias (la hidroeléctrica en los meses de verano, por ejemplo).

Sin embargo, Cedet afirma que incluir ajustes automáticos por compras de energía en el MER es improcedente, porque supone una forma de generarle ingresos al ICE sin la existencia de audiencias o consultas públicas sobre los supuestos gastos del Instituto en energía importada.

"Todas las importaciones ya están en las tarifas, no es que se les están pagando, porque hasta hoy el ICE solicita el reintegro de esos gastos cada año en una solicitud de ajuste ordinario. Antes al ICE nada se le reconocía de forma automática, pero ahora parece que esa es la intención: impactar las tarifas sin que nadie se meta", aseguró Benavides.