Desde hoy se veneran reliquias del papa polaco en ese centro médico en San José

Por: Hugo Solano 27 mayo, 2014
El arzobispo de San José, José Rafael Quirós, observa junto al director del Hospital Geriátrico, Fernando Morales, (izquierda) y otros sacerdotes las reliquias de san Juan Pablo II que desde hoy están en la capilla del Blanco Cervantes.
El arzobispo de San José, José Rafael Quirós, observa junto al director del Hospital Geriátrico, Fernando Morales, (izquierda) y otros sacerdotes las reliquias de san Juan Pablo II que desde hoy están en la capilla del Blanco Cervantes.

Desde este martes, nuevas reliquias de san Juan Pablo II son veneradas en la capilla del Hospital Nacional Geriátrico y Gerontológico, luego de una ceremonia de entronización que fue presidida por el arzobispo de San José, José Rafael Quirós.

La misa fue a las 10 a. m. en ese centro médico ubicado en barrio Santa Lucía, distrito Hospital de San José.

Participaron representantes de la Caja Costarricense del Seguro Social, del Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor (Conapam) y gran cantidad de pacientes, voluntarios y personal del Hospital Raúl Blanco Cervantes.

Fernando Morales, director del centro médico, exaltó en la actividad los esfuerzos del papa polaco, canonizado el 27 de abril, por procurar una vejez digna para las personas y sus llamados a las familias para mejorar la calidad de vida de los adultos mayores.

Morales llamó a la sociedad a dejar de lado las presiones cotidianas que atentan contra el compromiso de atender bien a los adultos mayores.

"En este hospital está la mano y la presencia de san Juan Pablo II", afirmó al concluir el acto en que el arzobispo de San José dejó entronizadas en la capilla de ese centro médico las reliquias del santo para su veneración.

Morales, exaltó los logros en materia de geriatría. Sin embargo, dijo que se hace necesario un nuevo hospital de este tipo y ese fue la súplica que hizo ante la tumba del papa Karol Wojtyla, donde dejó unas orquídeas costarricenses en una reciente visita que hizo a Roma, poco antes de la canonización.

Un acercamiento de las reliquias permite ver el cabello cano del pontífice elevado a la santidad.
Un acercamiento de las reliquias permite ver el cabello cano del pontífice elevado a la santidad.

Las reliquias consisten en cabello del santo y se colocaron al cumplirse, este martes, un mes desde que el papa Wojtyla fuera canonizado en El Vaticano.

El arzobispo de San José, José Rafael Quirós, dijo en la homilía que la dignidad de las personas no puede ser pisoteada e hizo un llamado a la sociedad para percatarse de que la persona adulta mayor debe ser apreciada y protegida. "Debe ser acogida y venerada en el hogar, en la familia", agregó.

Criticó que en Semana Santa y en Navidad muchos adultos mayores son dejados en hospitales por sus familiares o viven olvidadas de sus más cercanos parientes.

Al entronizar las reliquias dijo que se trata de la única capilla de la arquidiócesis que las posee.

En la diócesis de Cartago, en Paraíso, el templo guarda otra reliquia consistente en unas gotas de sangre del papa polaco.

En la ceremonia de hoy también se colocó una aureola a la imagen del papa que permanece en la capilla, como señal de la santidad que le concedió la Iglesia el 27 de abril luego del que el papa Francisco lo canonizara, al mismo tiempo fue canonizado el papa Juan XXIII.

También se descubrió una placa en la que se denomina a esa capilla con el nombre de san Juan Pablo II.

(Información actualizada a las 3 p. m.)