Incremento en costo de plantas, reciente solicitud de alza para energía y críticas de industriales motivan llamado

Por: Juan Fernando Lara 6 abril
El proyecto hidroeléctrico Reventazón, ubicado en Siquirres, requirió una inversión de $1.400 millones y comenzó operación este año. La planta genera 305 megavatios de electricidad.. | DIANA MÉNDEZ/ARCHIVO
El proyecto hidroeléctrico Reventazón, ubicado en Siquirres, requirió una inversión de $1.400 millones y comenzó operación este año. La planta genera 305 megavatios de electricidad.. | DIANA MÉNDEZ/ARCHIVO

San José.

La Comisión de Control de Ingreso y Gasto Público de la Asamblea Legislativa aprobó la tarde de este jueves pedir explicaciones a los jerarcas del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) por el impacto de sus inversiones en las tarifas de luz.

Los diputados convocaron para el 20 de abril a Carlos Obregón, presidente del ICE, y Víctor Solís, gerente de la CNFL, argumentando que abrigan dudas debido al incremento sufrido por varios proyectos de generación.

En el caso del ICE, por ejemplo, citan la planta hidroeléctrica Diquís (en Buenos Aires de Puntarenas) cuyo costo pasó de $1.402 millones en el 2007 a $3.646 millones en el 2014, y el caso de la hídrica Reventazón (en Siquirres, Limón), la cual pasó de $697 millones en 2007 a $1.546 millones en 2014.

En cuanto a la CNFL, una subsidiaria del ICE, los diputados mencionan el Parque Eólico Central (en Pabellón de Santa Ana, San José) el cual varió de $21 millones a $53 millones, y la planta Balsa Inferior (San Ramón, Alajuela), cuyo costo pasó de $94 millones a $361 millones.

Los congresistas, que aprobaron por unanimidad la moción, argumentan también que la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) ha reprendido en varias ocasiones las dos empresas públicas por "inconsistencias en sus costos y, por tanto, no ha aceptado las peticiones de aumento tarifario que han realizado y por las cuales pretendían trasladarle su ineficiencia a los consumidores", indica el texto de la moción.

Los diputados incluso citan críticas y denuncias formuladas por la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR) y la Asociación Costarricense de Productores de Energía, sobre los altos costos de la energía en el país y los obstáculos para una generación más eficiente.

La orden de los diputados llega apenas un día después de que la CICR acusara al ICE y la CNFL de ineficiencia en sus inversiones, lo cual, afirman, encarece la electricidad de los abonados.

"Hoy el objetivo del ICE y de la CNFL no es bajar las tarifas, sino emplear a la planilla del ICE encargada de construir plantas hidroeléctricas, construyendo proyectos que cuestan mucho dinero. El país se encuentra ante un círculo vicioso alentado por la ineficiencia del ICE y la CNFL", dijo Enrique Egloff, presidente de la CICR y a quien los congresistas también convocaron.

Dichas críticas, además, llegan en momentos en que la CNFL tramita dos incrementos consecutivos para la electricidad que pagan sus casi 540.000 abonados.

La Compañía solicitó el viernes un alza de 26,6% que rija en el segundo semestre de este año, y otra de 13,75% para todo el 2018. De la solicitud, 91% iría dirigido a generar fondos para sanar finanzas de la CNFL, debido a problemas financieros derivados de sus inversiones en Balsa Inferior y el Parque Eólico Central.

La Aresep incluso ha reprendido a la CNFL por esas obras debido a escaso análisis, falta de controles y un aumento de costos, según un informe divulgado en noviembre del 2015.

El expediente OT-004-2016 concluye que la gestión de los proyectos fue inadecuada desde su inicio, pues los estudios de prefactibilidad y de factibilidad se basaron en diseños iniciales de obras sin análisis detallados.

Dicha investigación surgió luego de que la CNFL solicitara, en el 2015, un alza de 35% en la tarifa que pagan sus clientes directos para lidiar con el pago de ambas inversiones.

Rechazo a críticas. Por su parte, el ICE calificó hoy jueves de "mentiras" y "ataques" las críticas emitidas por la Cámara de Industrias de Costa Rica, la cual atribuyó al Instituto el encarecimiento de las tarifas de electricidad por ineficiencia en sus inversiones.

"Estamos en un círculo vicioso. Tenemos tarifas altas y eso lleva a las empresas a cerrar y que los consumidores busquen alternativas para reducir su recibo eléctrico, por ejemplo con paneles solares. Esto a su vez reduce la demanda, se reduce el ingreso del ICE y las empresas distribuidoras, lo cual hace que el ICE y la CNFL acudan a la Aresep a pedir aumentos. Como la Aresep ve que se va a afectar el equilibrio financiero, les aumenta las tarifas y vuelve a repetirse el mismo círculo vicioso", manifestó Egloff.

Sin referirse a las críticas de ineficiencia por el tema del gasto en sus inversiones, el ICE calificó de "falsas" todas las acusaciones de los industriales.

"Es irresponsable desconocer que el ICE no incursiona en nuevas alternativas energéticas enfocadas en la sostenibilidad. Por el contrario, es el impulsor del programa vigente de generación distribuida, ha instalado más de 4.300 sistemas fotovoltaicos en zonas sin acceso a la red terrestre, impulsa un programa de red eléctrica inteligente –con electrolineras y medidores–, promueve la investigación de fuentes renovables no convencionales", manifestó el instituto en un comunicado de prensa.

El Grupo ICE rechazó "contundentemente los comentarios infundados" y reiteró que, tal y como lo han reconocido diversos organismos internacionales, "el modelo eléctrico del país se destaca en el mundo por su confiabilidad, calidad, competitividad, sostenibilidad y solidaridad, a partir de una generación basada en recursos propios y renovables".

La CNFL también se desmarcó de los señalamientos recibidos, según explicó su director de administración y finanzas, Óscar Hernández. Sin embargo, tampoco hizo alusión en sus respuestas a consultas de este diario sobre el tema de las inversiones.

"Debemos recordar que la Compañía Nacional de Fuerza y Luz inició en el 2014 un proceso de saneamiento de sus finanzas, lo cual involucró un pacto social que renegoció las anualidades, redujo las horas extra, impulsó un plan de movilidad laboral voluntaria y la contención general del gasto", anotó el funcionario.

Estas acciones, afirma, permitieron detener el crecimiento del gasto y, como resultado de ese esfuerzo, en el 2016 la Compañía redujo su déficit a ₵589 millones, mientras que en 2015 ese indicador era de ₵27.155 millones.

"Durante las últimas semanas, se realizó además un proceso de reestructuración de la deuda de corto plazo por ₵60.000 millones, lo cual nos está permitiendo tener más liquidez y reducir presiones financieras", recalcó.

Hernández también afirmó que CNFL arrastra un atraso en ajustes tarifarios. "Desde esa perspectiva, no compartimos la posición de la Cámara, pues nos encontramos en un franco proceso de optimización en nuestra operación", concluyó.