Por: Carlos Arguedas C. 30 julio, 2015

Los diputados aprobaron, este miércoles, en la Comisión de Asuntos Hacendarios un proyecto de ley que intenta dar financiamiento permanente a la Cruz Roja Costarricense.

Se trata de una iniciativa que establece, entre otras cosas, un aumento de ¢300 en los timbres de los dictámenes de médicos (actualmente es de ¢200). También establece una contribución de un 1% del monto final que paga el usuario de telefonía fija o móvil, ya sea pospago y prepago. Por ejemplo, en una recarga de ¢500 se cancelarán ¢5. Actualmente, la recarga no tiene ningún impuesto.

La propuesta debe ser ahora conocida por el plenario de la Asamblea Legislativa.

Paulina Ramírez dijo que con el plan se dotara de ¢5.000 millones al año a la entidad. | ARCHIVO LN
Paulina Ramírez dijo que con el plan se dotara de ¢5.000 millones al año a la entidad. | ARCHIVO LN

Crisis financiera. Este proyecto de ley surgió luego de que la Cruz Roja informara, a inicios de este año, que durante el 2014 enfrentó un déficit por ¢2.126 millones. Idalberto González Jiménez, gerente de la entidad, había atribuido el faltante a una drástica reducción en el aporte que generaban dos impuestos: uno a los teléfonos y el otro a las multas de tránsito.

Precisamente, para subsanar esa baja en los ingresos, fue que se plantearon las reformas a la legislación.

La verdiblanca Paulina Ramírez, una de las impulsoras del plan, estimó que con estos nuevos gravámenes se obtendrán ¢5.000 millones al año.

La iniciativa de los parlamentarios establece que la Cruz Roja Costarricense queda obligada a presentar en enero de cada año, un informe de los gastos a la Contraloría General de la República y a la Comisión Permanente Especial para el Control del Ingreso y Gasto Público de la Asamblea Legislativa.

Asimismo, se dice que el dinero recaudado será distribuido en un 10% para el financiamiento de la sede central de la Cruz Roja, un 73% para los comités auxiliares y un 17% para las juntas regionales y de respuesta ante desastres.

También, que en ningún caso, la Cruz Roja podrá utilizar más del 20% en gastos administrativos.