Jerarca de entidad reclamó que quienes lo interrogaron están muy desinformados

 22 agosto, 2014
El regulador general, Dennis Meléndez, dijo sentir que ayer retornó a la misma comparecencia legislativa de hace dos años. En aquella ocasión también se le cuestionó acerca de qué sirve su puesto en la Aresep. | MARIO ROJAS
El regulador general, Dennis Meléndez, dijo sentir que ayer retornó a la misma comparecencia legislativa de hace dos años. En aquella ocasión también se le cuestionó acerca de qué sirve su puesto en la Aresep. | MARIO ROJAS

Los diputados fustigaron ayer la poca claridad de las funciones del regulador general, Dennis Meléndez, e insistieron en que no se merece su recién ajustado sueldo de poco más de ¢7 millones.

¿Cómo explica que las tarifas de los servicios públicos suban cada vez más? ¿Por qué un alza en la planilla, los salarios de Aresep y los cánones de regulación que cobran al usuario si su labor no es siquiera perceptible? Si no regula, ¿por qué se le nombró regulador?

Esa fue la tónica de reiteradas preguntas formuladas por los legisladores durante la comparecencia de Meléndez, ante la Comisión de Control del Ingreso y el Gasto Público. El regulador asistió con el gerente general de la Aresep, Rodolfo González.

Meléndez justificó la reciente alza del 16% en su sueldo y el papel de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

También defendió las metodologías que aplica y los ahorros que genera al usuario. Alegó que se rigen por lo que dicta la ley.

Insistió en que no influye en la fijación salarial, por lo que el ajuste de ¢1 millón en su sueldo no es culpa suya. Incluso, pareció estar tan lejano al asunto que dijo desconocer cuánto ganan sus propios “tres, o cuatro” asesores.

Meléndez indicó que no es su deber ajustar a mano las tarifas de los regulados, sino evaluar que la fijación previa se haga bien. Ante lo que calificaron de “contradicciones” sobre su potestad reguladora, Epsy Campbell y Ottón Solís, diputados del Partido Acción Ciudadana (PAC), aseguraron que el papel es gerencial, por lo cual no merecería ni su puesto ni el sueldo.

Malestar. La comisión sacó provecho del “no sé”, que salió varias veces de la boca de Meléndez, para exigir una nueva visita suya y de su equipo, en ocho días.

Pese a que hubo un intercambio continuo de preguntas y respuestas por casi dos horas, los congresistas Solís, Antonio Álvarez (Liberación Nacional) y Fabricio Alvarado (Restauración Nacional) salieron “insatisfechos”.

Meléndez dijo que el tipo de cuestionamientos de ayer le recordaron una audiencia que tuvo hace dos años en el Congreso. Aquella vez la sentencia fue similar: “el regulador que no regula”, evocó.

También calificó de desinformados a quienes le pidieron cuentas ayer y les recomendó ir directo a informarse, ya que “desconocen que el regulador no es solo quien hace los cálculos matemáticos”.

”Invitaría a cualquiera de ellos a mi oficina para que vea todo lo que el regulador hace. El problema es que me convocan para explicar algo en lo que no puedo participar (fijación salarial) ”, dijo.