Casos subieron 811% en Región del Pacífico Central y 636% en Guanacaste

Por: Irene Rodríguez 10 abril, 2013

El virus del dengue atacó con más fuerza de la usual este verano, ensañándose especialmente con quienes viven en las provincias de Puntarenas y Guanacaste.

Esas zonas costeras concentran el 52% de todos los enfermos de este año: 1.394 afectados en la Región del Pacífico Central y 1.097 en la Región Chorotega, según los datos más recientes de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

En el territorio nacional, el incremento promedio entre el verano del 2012 y el 2013, fue del 300%.

Puntarenas y Guanacaste también registran el mayor aumento de la enfermedad en el país. En la Región del Pacífico Central, los casos aumentaron un 811% en relación con los tres primeros meses del 2012, y en la Chorotega el aumento fue del 636%.

Lo que más preocupa a las autoridades de salud es que esas cifras son las más altas registradas en la última década.

“Esta es la tercera tasa de contagio más alta de los últimos 10 años. Tenemos 14 casos por cada 10.000 habitantes, cuando normalmente son cuatro por 10.000”, explicó Catalina Ramírez, coordinadora de Enfermedades Emergentes y Reemergentes de la CCSS.

El perfil promedio de los pacientes es el de integrantes de la población económicamente activa, con edades entre los 30 y 45 años. Los casos más graves se dan en mayores de 60 años, pues llevan más tiempo expuestos al virus y corren mayor riesgo de una segunda infección.

Posibles razones. ¿Por qué se da el aumento? ¿Por qué es mayor en estas zonas? Los epidemiólogos insisten en que no hay una sola causa que, por sí sola, sea responsable de este comportamiento.

Ramírez identifica varios factores que podrían contribuir a esto, como personas que ya tuvieron una infección y se exponen a otra de mayor gravedad, el descontrol climático y la falta de agua.

La especialista considera que la falta de costumbre y cultura de la gente de erradicar criaderos es determinante en esta situación.

“He visitado personas que, días después de salir del hospital, tienen larvas del mosquito en los depósitos de agua de sus casas. El dengue puede prevenirse si tomamos medidas”, advirtió.

Control. La CCSS está tomando acciones para controlar el virus en la próxima estación lluviosa.

El Hospital Monseñor Sanabria, en Puntarenas, tiene una unidad de dengue, y se destinaron camas en los hospitales de Guanacaste.

“La preocupación es que este aumento se registra en una época en que el riesgo de transmisión es menor. Con las lluvias los criaderos del mosquito son mayores; y esto puede aumentar los casos más allá de lo esperado”, aseveró Ramírez.

Los expertos piden a la gente prevenir la enfermedad, cuyo virus tiene tres variantes y es transmitido por los zancudos Aedes aegypti y Aedes albopictus

Dado que este es un virus con 20 años en el país, las infecciones pueden afectar más de una vez y ocasionar dengue hemorrágico, mal que registra 19 casos este 2013.

Mientras que los síntomas de un primer contagio son fiebre y dolor intenso en articulaciones y músculos, una infección más seria puede presentar diarrea, vómito, náuseas y sangrados en la nariz y encías.

En el dengue grave se puede desarrollar meningitis, miocarditis (inflamación del músculo cardiaco) y encefalitis (inflamación del encéfalo, en el cerebro).