8 marzo, 2013

La Tigra, San Carlos. La misa del funeral de Bernarda Vásquez, oficiada ayer en el templo católico de esta comunidad, permitió conocer otras facetas de su vida.

“Bernarda era mucho más que la primera mujer en votar en Costa Rica”, aseguró el sacerdote Marco Antonio Oviedo, al resaltar cualidades que la distinguieron como un ser humano extraordinario.

“Bernarda era, desde su labor como catequista, educadora en la fe pues durante años formó espiritualmente a cientos de tigreños.

”Con sus buenos ejemplos, los hizo hombres y mujeres de bien”, agregó el cura.

Al comenzar la misa, recordó que hace dos años la presidenta, Laura Chinchilla, y Alfredo Córdoba, alcalde de San Carlos, anunciaron la creación, en La Tigra, del Museo de la Mujer Costarricense, para honrar por siempre a las mujeres que, como Vásquez, votaron en el plebiscito del 30 de julio de 1950.

La diputada libertaria Mireya Zamora, única representante de la Asamblea Legislativa, pidió apoyo para que se declare a Bernarda Vásquez benemérita de la patria.