Productores reclaman reparación de antigua estructura que une con Grecia

 25 enero, 2013

Atenas. Los daños del viejo puente sobre el río Grande, que une este cantón con Grecia, retrasan el traslado de la cosecha de caña que estaba lista para comenzar.

Por esta razón, los productores reclaman al Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) que les ofrezca una solución rápida.

Se trata de una estructura ubicada en la ruta nacional 716, tiene 54,5 metros de largo y está a 60 metros del cauce. Tiene un solo carril con un ancho de 3 metros.

“El puente presentaba problemas de mal estado y el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme) envió un informe”, manifestó Christian Vargas, director de Conservación Vial del Conavi.

“El documento indica que se requiere un cambio estructural, reparaciones mayores y cambio de tablones”, añadió Vargas.

Fue tras esa alerta que el Conavi cerró el puente la semana pasada, lo que dejó en suspenso el traslado de la caña.

Ayer, el Consejo anunció, mediante un comunicado, que colocará un puente modular o tipo bailey de 55 metros de largo. La entidad prevé que esa estructura estará en funcionamiento el 10 de febrero.

El puente bailey tiene un costo de ¢190 millones y su instalación ¢25 millones.

Camino más largo. Aunque la solución está en proceso, el cierre del puente representa un problema para los cañeros, pues los obliga a no sacar el producto, o bien, a hacer un recorrido más largo.

“Ya se inició la época de zafra y a nosotros nos interesa jalar la caña a Peralta (Grecia), ahora no sabemos por dónde vamos a pasar”, explicó Adrián Solano Chacón, productor de Santa Eulalia.

“Estamos acostumbrados a entregar ahí y nos sale económicamente mejor”, afirmó Solano.

Los cañeros tienen dudas de hacer el desvío por Atenas para llegar a La Argentina de Grecia porque esta alternativa suma más de 40 kilómetros a la ruta acostumbrada.

“Ahorita, ellos deben recorrer 7 kilómetros, mientras que con la otra ruta pueden hacer 40 kilómetros, además el tractor es de tránsito lento”, comentó Wenceslao Rodríguez , gerente general de Coopevictoria.

Asimismo, los productores aseguran que el camino alterno no es seguro debido a las pendientes.

Ante la situación, las Municipalidades de Atenas, Naranjo y Grecia, todos cantones de Alajuela, estudian la opción de habilitar un puente artesanal entre Santa Eulalia y Naranjo.

Según Rodríguez, la semana pasada hablaron con los ingenieros para ver la posibilidad de guiar las aguas a un solo punto, ponerle alcantarilla y entubar. Luego pondrían arena para permitir el tránsito de tractores.

A esperar. Por el momento, Coopevictoria solicitó a sus asociados no iniciar la corta de caña e instó a los productores a esperar una semana, mientras encuentran una solución, aunque sea temporal, a la problemática del transporte.

“La caña tiene un cierto tiempo de maduración y si se pasa bajan los rendimientos. Aquí viven muchos de eso y la gente necesita ganarse el sustento”, alegó Marco Tulio Rodríguez, uno de los productores perjudicados.

La incertidumbre expone a los cañeros a pérdidas económicas e incluso a actos de vandalismo, como las quemas.

Esto ocurre porque en el momento en que se le prende fuego a los cañales hay que proceder a cortar para evitar pérdida de calidad del producto.

“Yo tengo seis manzanas (4,2 hectáreas) de caña y en solo una gasto al año ¢1 millón. De no entregar la caña a tiempo, puedo tener una pérdida económica muy grande”, manifestó Rodríguez.