Supuesta víctima figura como testigo en el primer caso reportado en junio pasado

Por: Sofía Chinchilla C. 8 agosto

Este lunes por la tarde, la arquidiócesis de San José recibió una segunda denuncia por presuntos abusos sexuales contra un sacerdote de apellido Castillo, quien se encuentra retirado y vive en un asilo de ancianos.

El primer caso trascendió el 27 de junio, mediante una carta escrita por un hombre de 51 años, quien aseguró que Castillo abusó de él a principios de 1983, cuando tenía 17 años y realizaba entrega de flores en la iglesia de la Soledad, en el centro de la capital, donde laboraba el religioso.

Daniel Blanco, vicario general de la Curia Metropolitana, confirmó la recepción de la segunda denuncia, y evitó dar detalles sobre la identidad de quien la presentó.

La Arquidiócesis de San José anunció el inicio de la investigación sobre el caso. Foto con fines ilustrativos.
La Arquidiócesis de San José anunció el inicio de la investigación sobre el caso. Foto con fines ilustrativos.

Sin embargo, Blanco informó de que se trata de una persona que había fungido como testigo en el caso abierto a raíz del primer reporte, quien después decidió presentarse como otra víctima de Castillo, quien hoy tiene 83 años.

De acuerdo con el vicario general, al igual que con el primer caso, la diócesis iniciará un proceso de recolección de pruebas tanto testimoniales como documentales, si la presunta víctima las tuviera. El caso está a cargo del departamento legal de la Curia Metropolitana.

Procedimiento de la investigación canónica.
Procedimiento de la investigación canónica.

Cuando se concluya la indagatoria –para lo cual no hay un plazo estimado, dijo Blanco– el material recabado se enviará a la Congregación para la Doctrina de la Fe, en el Vaticano, la cual deberá resolver el caso.

Como parte de la investigación del primer caso, ya se citaron todas las personas que deben rendir su testimonio, dijo Blanco.

El vicario informó de que el hombre de 51 años presentó su caso a la Nunciatura Apostólica de San José, luego de hacerlo ante la Arquidiócesis.

Pese a que esa instancia podría evaluar enviar el caso directamente al Vaticano, desde el 2001 la Iglesia estableció que los supuestos abusos sexuales de curas contra menores de edad se empiecen a investigar en las diócesis, por lo cual lo más probable es que el caso continúe el proceso iniciado en la arquidiócesis, explicó Blanco.

El sacerdote involucrado es licenciado en Teología y Liturgia y también estudió Periodismo en la Universidad de Costa Rica. Castillo no ejerce su cargo desde hace varios años y actualmente reside en un asilo de ancianos, detalló la Iglesia, la cual dio a conocer el nombre completo del investigado.