Compañía da tiempo hasta el lunes para que asalariados regresen a puestos

Por: Irela Fornaguera 9 mayo, 2015

La crisis legal que atraviesa Gas Zeta, desde hace 15 días, ha llevado a 250 empleados a faltar a sus labores en los principales planteles de la compañía, lo que pone en peligro sus puestos.

La gasera los llama a reincorporarse en sus sitios a partir del lunes, en las plantas de La Lima de Cartago y El Coyol de Alajuela. Si no se presentan ese día, corren el riesgo de ser expulsados sin responsabilidad patronal, según lo anunció el abogado de la firma, Sergio Artavia.

La suspensión de operaciones en las dos plantas (a raíz de conflictos legales) hace que la empresa opere al 40% de su capacidad y deje sin gas a la mitad de consumidores del país. Ahí están laborando, desde hace dos semanas, 200 empleados, en vez de los 450 que están contratados en planilla.

El detonante de esta crisis de abasto del gas licuado de petróleo (GLP) fue una sentencia sobre la repartición de bienes entre Miguel Zaragoza y Evangelina López, dueños de Gas Zeta.

Según Artavia, el “abandono” en los puestos de trabajo estuvo justificado mientras reinó la confusión por ese lío, cuando no estaba claro quién era el nuevo gerente de la empresa. No obstante, apuntó, eso se solventó dos días atrás mediante fallos del Tribunal Contencioso Administrativo y cambios de personería en el Registro Nacional, por lo que ya no existe justificación para que cerca de 250 empleados continúen ausentándose.

“El lunes se cumplirán 17 días sin los trabajadores necesarios en las plantas. No hemos contratado a más personal, pero si el lunes ellos no vuelven, procederemos con nuevas contrataciones. Los que lleguen serán bienvenidos y se aclara que no habrá represalias contra ellos”, declaró.

La mayoría de empleados de Gas Zeta revelaron ayer su descontento con respecto a la forma en que la empresa ha manejado su dinámica laboral, y reclamaron claridad en los procesos judiciales. | ALONSO TENORIO
La mayoría de empleados de Gas Zeta revelaron ayer su descontento con respecto a la forma en que la empresa ha manejado su dinámica laboral, y reclamaron claridad en los procesos judiciales. | ALONSO TENORIO

Mejor, regresen. Harold Villegas, viceministro de Trabajo, expresó que si bien se había firmado un acuerdo para evitar que el conflicto afectara a los trabajadores, la ley le permite al patrono despedirlos en los casos de abandono.

“Nuestra recomendación es que vuelvan a sus puestos y que si después de eso tienen un reclamo, lo denuncien en el Ministerio de Trabajo. Estaremos vigilantes y atentos para que se respeten sus derechos; hacemos un llamado para que se respete la legislación laboral del país”, declaró.

El jerarca del Ministerio de Trabajo hizo un llamado a las partes para que se no se tomen represalias contra los obreros, pues no son culpables del conflicto legal. Si estos no regresaran el lunes, Villegas intervendría con “acercamientos” para solucionarlo.

Artavia informó de que a partir de hoy están despedidos, sin responsabilidad patronal, los jefes de departamentos y los gerentes de área debido “al abandono de sus trabajos y a que están manipulando a los trabajadores, con informaciones falsas”.

El anuncio se dio luego de que Felipe Mejía, vocero de los empleados, dijera que la mayoría tiene impedido ingresar a las plantas principales, lo que los obliga a trabajar de más en las tres plantas pequeñas, para evitar afectaciones aún mayores.

El suministro del gas volverá a la normalidad el domingo, según aseguraron el nuevo gerente de Gas Zeta, Miguel Monge, y el ministro de Ambiente y Energía (Minae), Édgar Gutiérrez.