Contraloría ordenó a alcaldes de los 11 gobiernos locales de la provincia que elaboren planes para recuperar el dinero

Por: Manuel Avendaño A. 12 noviembre, 2015
Desde hace 10 días los empleados de la Municipalidad de Golfito permanecen en huelga.
Desde hace 10 días los empleados de la Municipalidad de Golfito permanecen en huelga.

San José

Los contribuyentes de los 11 municipios de la provincia de Puntarenas deben ¢14.927 millones por concepto de diferentes impuestos. Así lo reveló este jueves, un informe del área de Desarrollo Local de la Contraloría General de la República (CGR).

La morosidad por tributos en los 11 gobiernos locales de Puntarenas aumentó de ¢8.853 millones en el 2011 a ¢14.927 millones a diciembre del 2014. Lo que representa un aumento de ¢6.074 millones en el monto que deben los contribuyentes a las municipalidades.

El estudio de la Contraloría abarca los ayuntamientos de Buenos Aires, Corredores, Coto Brus, Esparza, Garabito, Golfito, Montes de Oro, Osa, Parrita, Puntarenas y Quepos.

El gerente del área de Desarrollo Local de la CGR, German Mora, explicó que un rubro de ¢4.858 millones de la deuda total se vinculan con sumas en riesgo de prescripción; es decir, tributos que eventualmente no entrarían a las arcas de las municipalidades.

La Contraloría explicó vía comunicado de prensa que "la morosidad en las municipalidades de la provincia de Puntarenas, deviene de una problemática compleja que obedece a factores muy diversos y, en algunos casos, propios de cada cantón. Entre ellos, a una débil gestión administrativa para controlar y promover un efectivo cobro de los tributos, a la disponibilidad de recurso humano idóneo suficiente y a la falta de planificación, de políticas y lineamientos internos para regular la gestión de cobro".

Además, el ente contralor encontró "serias debilidades" en los sistemas y bases de datos que utilizan las municipalidades de Puntarenas para el cobro de los tributos.

La CGR detectó información inconsistente de los contribuyentes, datos incompletos, erróneos, duplicados y omisos, en los sistemas de facturación y de cobro de los tributos.

Para solucionar el problema y recuperar el dinero, la Contraloría le ordenó a los alcaldes de cada uno de los 11 ayuntamientos que elaboren planes de cobro e informes de seguimiento trimestrales.