Por: Mercedes Agüero 10 abril, 2013

El desorden en el cobro y transferencia de la contribución de las empresas a Fonatel le generó a ese órgano un faltante de más de ¢1.000 millones, a setiembre anterior.

Así lo revela un informe de Auditoría de la Contraloría General de la República, dado a conocer ayer.

Tales recursos debían estar oportunamente en las arcas del Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel) para el desarrollo de sus funciones o para inversiones que generaran más ganancias, agrega el estudio.

Además, entre el 2010 y el 2011 se dio una diferencia de ¢75 millones, en perjuicio de Fonatel, entre lo recaudado y lo que le trasladó el Ministerio de Hacienda al Fondo.

Humberto Pineda, director de Fonatel, aseguró que la mayoría de las deficiencias citadas por la Contraloría fueron corregidas.

Según él, a la fecha solo falta por recuperar unos ¢19 millones.

“Fruto del trabajo entre la Dirección de Fonatel y el Ministerio de Hacienda se dio un procedimiento acordado y aprobado por ambos para el control de los ingresos de Fonatel mediante la contribución parafiscal”, añadió Pineda.

Otra de las inconsistencias reveladas en el estudio es sobre la cantidad de contribuyentes del Fondo. Mientras la Dirección General de Tributación tiene registrados 303, Fonatel asegura que son poco más de 100. Las diferencia surgieron por una duplicación de las cédulas.

Al no tener claro el número de contribuyentes, se dificulta el cobro y la aplicación de medidas legales a quienes incumplan el pago.

Fonatel fue creado por ley para garantizar el acceso a los servicios de telecomunicaciones de aquellas poblaciones con menores recursos. Hoy cuenta con $203 millones. Su administración y control está a cargo de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel).

Para la Contraloría, las carencias administrativas y financieras afectan la ejecución de los proyectos por parte del Fondo .