Por: Mercedes Agüero 27 febrero, 2013

La organización Consumidores de Costa Rica exige el acceso a los datos financieros de la envasadora Gas Zeta que promovió un incremento de ¢50 por litro de gas.

Gilberto Campos, vicepresidente de ese órgano, elevó el reclamo a la Sala Constitucional en un recurso de amparo presentado ayer contra la Aresep por declarar la información confidencial.

“Resulta imposible la exigencia de la tecnificación de las oposiciones tarifarias si la información necesaria para lograr determinar si el servicio se presta al costo o no, está declarada confidencial desde el segundo día de ingreso del expediente a la Intendencia de Energía de la Aresep”, indica el recurso.

Asimismo, denunció que es violatorio del derecho al acceso a la información pública que una organización como la que él representa se vea imposibilitada a acceder dicha información.

El mismo alegato fue esgrimido en la audiencia pública sobre la propuesta de alza realizada en horas de la tarde en la sede de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

Al respecto, la entidad reguladora replicó que la Sala Constitucional ha limitado el acceso a ese tipo de datos y la Aresep debe garantizar la confidencialidad de la información de esa naturaleza (íntima y sensible para la empresa) .

“No obstante, en este momento la Aresep dispone de la información financiera de todas las empresas de gas, y en la audiencia pública dará a conocer los resultados preliminares, donde garantiza un exhaustivo análisis de esta industria”, agregó la oficina de prensa del ente regulador.

Condición. El ministro de Ambiente y Energía, René Castro, se apersonó a la audiencia para reiterar su solicitud al ente regulador de que condicione el alza a que las empresas apliquen mejoras en sus sistemas de seguridad contra incendios, sustituyan las válvulas de acople por las de rosca, que son más seguras, y renueven el parque de cilindros viejos.

El jerarca justificó que en el pasado la Aresep ha utilizado este mecanismo para lograr mejoras sustanciales en las gasolineras, en rutas de buses y en plantas de generación eléctrica. Agregó que el condicionamiento es otra forma de aumentar los controles y la seguridad en el mercado del gas.