Transportista reclama exclusión de sus delegados en cita con usuarios

Por: Juan Fernando Lara 27 marzo
Cuando los usuarios de servicios regulados carecen de recursos económicos o conocimiento técnicos, la Consejería de Aresep procura subsanar esos vacíos para que sus argumentos también incidan en los procesos regulatorios. (Imagen con fines ilustrativos) | JEFFREY ZAMORA.
Cuando los usuarios de servicios regulados carecen de recursos económicos o conocimiento técnicos, la Consejería de Aresep procura subsanar esos vacíos para que sus argumentos también incidan en los procesos regulatorios. (Imagen con fines ilustrativos) | JEFFREY ZAMORA.

El dueño de la autobusera a cargo de la ruta 25 pidió investigar al consejero del usuario de la Aresep por sacar a su personal de una cita con usuarios del servicio donde se discutió una rebaja de 34% al pasaje.

Se trata de Juan Carlos Soto Vindas, presidente de Transvi S. A., que transporta pasajeros entre San José, Calle Blancos - Montelimar y San Antonio.

Soto pidió a la Aresep abrir una investigación contra Jorge Sanarrusia, consejero del usuario, “ante el exceso evidente y palmario de las facultades que lo asisten”, indica el expediente ET-008-2017, donde figura la queja.

Roberto Jiménez, regulador general de Aresep, defendió la actuación de la Consejería del Usuario, al recordar que esta es parte de las audiencias públicas y legalmente actúa a favor de los usuarios, con independencia de cualquier jerarquía de Aresep.

Según la queja enviada el 16 de marzo a la Aresep, Sanarrusia ordenó a delegados de Transvi salir de una reunión con usuarios, celebrada el 14 de marzo en el Salón Comunal de Calle Blancos (Goicoechea).

En su escrito, Soto aclara que ese día algunas personas se opusieron a la permanencia de los delegados de la empresa por lo cual se les pidió retirarse.

Textualmente, Soto afirma que “con la actitud del consejero del usuario se nos negó el trato digno que como ciudadanos merecemos en franca discriminación y en clara violación al principio de igualdad y en afectación a nuestra dignidad”.

Sin ser parte del análisis tarifario, la Consejería apoya iniciativas y asesora a ciudadanos sobre cómo solicitar ajustes tarifarios en servicios públicos en el marco de reuniones que coordina directamente solo con asociaciones de desarrollo u otros líderes comunales.

En su reclamo, el empresario también argumenta que la aplicación del cálculo a su empresa es un equívoco, dice, por supuestos “datos erróneos” procedentes del Consejo de Transporte Público con los cuales la Aresep aplicó el modelo.

En febrero, la Aresep aplicó de oficio la nueva metodología de autobús a la ruta 25.

El resultado haría que los pasajes pasen de ¢260 a ¢170; ¢90 menos cuando la Aresep resuelva a finales de abril, luego de hacerse la audiencia pública del caso el 22 de marzo pasado.

Al cumplir un año de vigencia, este modelo de ajuste se ha aplicado de oficio en cuatro oportunidades y en todos los casos ha derivado en rebajas.

Siete diputados del Partido Frente Amplio incluso solicitaron al regulador general, Roberto Jiménez, aplicar la fórmula en todas las rutas del país.

En desacuerdo. El regulador Jiménez defendió la actuación del consejero el 14 de marzo, al señalar que esa área de la Aresep existe justo para llenar el vacío que hay en el país de organizaciones en favor de los usuarios.

“Imagínese una comunidad que desconozca cómo presentar un pedido de ajuste de tarifas. Bueno, para ello existe la Consejería. No lleva razón un concesionario quien diga que se le afectan sus derechos de participación porque se les pida abandonar una reunión de usuarios con la Consejería”, afirmó.

En el caso de Transvi S. A., la Aresep ya había otorgado espacio a la empresa para presentar sus argumentos tanto en una reunión el 22 de febrero en el mismo Salón Comunal de Calle Blancos y, de nuevo, el 22 de marzo en la audiencia pública.