La casa de la costarricense, en el barrio de Dulce Nombre de La Unión, se mantuvo cerrada cuando trascendió la noticia,a las 5 a. m. Sin embargo, explotó un pequeño juego de pólvora y dentro de la casa se escuchaban oraciones.

Por: Daniela Cerdas E., Alberto Barrantes C. 5 julio, 2013

Con un juego pólvora, aplausos y felicitaciones, la familia de Floribeth Mora, y ella, recibieron la noticia de que el Vaticano confirmó que la milagrosa sanación del aneurisma de Mora, por una supuesta intercesión de Juan Pablo II, sería el milagro que llevaría al fallecido Papa al altar de los santos.

Momento de la salida de Floribeth Mora a la conferencia de prensa.
Momento de la salida de Floribeth Mora a la conferencia de prensa.

La casa de la costarricense, en el barrio de Dulce Nombre de La Unión, se mantuvo cerrada cuando trascendió la noticia,a las 5 a. m. Sin embargo, explotó un pequeño juego de pólvora y dentro de la casa se escuchaban oraciones.

Mora se encontraba acompañada principalmente de su familia. Aplaudían y reían por la noticia.

Su esposo, Edwin Arce, salió un momento de la casa a recibir algunas visitas. Habló con la prensa pero dijo que no podía brindar declaraciones hasta la conferencia de prensa de las 9 a. m., donde la Iglesia presentará a Mora.

La suegra de Mora, Maria Rafaela Arce, sí habló con los medios y dijo que "realmente fue sorprendente el cambio en el estado de salud de Floribeth. Nosotros la vimos agonizando en el hospital y Juan Pablo II la sanó.

A las 7:30 a.m la costarricense salió de su casa rumbo a la Catedral Metropolitana, donde se realizará la conferencia. Antes iban a pasar por la madre de Mora quien vive en Cristo Rey.

Etiquetado como: