Actualmente, solo se incluye gasto por combustible para generar térmica

Por: Juan Fernando Lara 27 febrero
Vista de una sección de la planta térmica de Garabito del Instituto Costarricense de Electricidad; principal instalación de respaldo para generación térmica en Costa Rica.
Vista de una sección de la planta térmica de Garabito del Instituto Costarricense de Electricidad; principal instalación de respaldo para generación térmica en Costa Rica.

San José

La Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) quiere modificar la metodología de cálculo que se utiliza trimestralmente para ajustar las tarifas eléctricas.

Actualmente, esa fórmula solo toma en cuenta el gasto que hizo el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) en la compra de combustible si requirió generación térmica, de ahí su nombre Costo Variable Combustible (CVC). El plan del ente regulador, implica considerar también los pagos que hace el mismo ICE por energía que compra en el Mercado Eléctrico Regional (MER), decisión que podría impactar las tarifas.

Desde su introducción en el 2012, el CVC se ha utilizado en 16 ocasiones y le ha permitido al ICE tener fondos para garantizar la disponibilidad de energía con fuentes térmicas, cuando desciende la generación con fuentes limpias (la hidroeléctrica en los meses de verano, por ejemplo).

Sin embargo, como la generación térmica eleva las tarifas (por la compra de combustible), desde el 2014 la Aresep ha instado al ICE a comprar más energía en el MER, por ser esta comparativamente más barata.

El año anterior, el Instituto compró energía a un precio promedio de ¢41,29 por kilovatio, mientras que el costo promedio con generación térmica fue de ¢77,24 por kilovatio.

El cambio

La propuesta de Aresep es incluir en la fórmula tanto los rubros de importación de energía como los eventuales gastos en generación térmica, según consta en el expediente ET-010-2017.

Hasta hoy, los gastos por importación de energía centroamericana se transferían a las tarifas solo una vez al año cuando el ICE solicita su ajuste ordinario para sufragar desde ellas sus costos de operación.

En adelante,se realizará una liquidación de montos contra gastos trimestrales de forma que cualquier déficit o superávit se trasladará al siguiente trimestre como un ajuste adicional a las tarifas. Así, los ingresos generados por los consumidores compensarán gastos en combustibles para generación térmica o para importaciones y cualquier ajuste procedente de trimestres anteriores.

Información

Con la modificación, la Aresep también desea obtener más claridad y control en el flujo de información que emana de todas las empresas proveedoras de electricidad como el ICE, la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL), la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH), por citar algunos casos.

Por ejemplo, la Aresep ya no recibirá estimaciones sobre oferta y demanda del mercado eléctrico nacional, pues ella misma las haría con base en los datos que mensualmente deben remitirle las empresas como parte de los estudios tarifarios ordinarios (los ajustes ordinarios son los que contemplan los gastos de operación de cada institución).

La idea de la Autoridad es simplificar trámites cuando las empresas gestionen ajustes ordinarios y obligarlas a poner más atención en la calidad y consistencia de los datos que le envían.

Asimismo, determinó que no les recibirá información certificada por contadores públicos, al considerar que esta información ahora se valida mediante otros mecanismos como la presentación de estados financieros auditados en forma anual y revisión de la información periódica del mercado.

Para discutir la propuesta de nueva metodología, se realizará una audiencia pública este lunes a las 5:15 p. m. en las oficinas de la Aresep (en Guachipelín de Escazú), así como en las sedes de los tribunales de justicia en Limón, Heredia, Ciudad Quesada, Liberia, Puntarenas, Pérez Zeledón y Cartago.

La Cámara de Empresas de Distribución de Energía y Telecomunicaciones (CEDET) se declaró en contra de la propuesta porque para la entidad costos ligados a las importaciones de energía del ICE incumplen condiciones que ameriten su inclusión en una metodología extraordinaria mediante un modelo automático.

"Incluir un componente de gasto en una metodología automática, implica que la Aresep no podrá entrar a revisar y valorar la procedencia de dicho costo en función del resto de costos del ICE. Así las cosas, una vez remitida la información aislada de ese costo por parte del ICE a la Aresep, ésta última estaría obligada a reconocerlo", manifestó Rubén Zamora Castro, vocero de CEDET.

Según Zamora, al ser la fórmula un mecanismo automático de ajuste, esta excluye la posibiidad de una audiencia pública con lo cual los usuarios se ven imposibilitados a manifestarse sobre la procedencia o no de un aumento tarifario.

Cedet también que las importaciones le generen un desequilibrio financiero al ICE por el cual se requiera que ese costo se le reconozca de forma automática cada tres meses.

Zamora manifestó que era contradictorio que, por un lado la Intendencia de Energía haya hecho un esfuerzo en los

últimos cinco meses, para revisar en conjunto los gastos del ICE, en concreto los gastos de importaciones, y que ahora por parte de la Junta Directiva se pretenda crear un modelo automático que le impida a la Intendencia la posibilidad de hacer esas revisiones integrales.

"Está demostrado, de las propias actuaciones de la Intendencia de Energía, que incluir los costos de importaciones del ICE en la metodología del CVC, lo único que generaría es limitar las potestades de la Aresep y limitar el derecho de participación de los usuarios", expresó Zamora.