Por: Vanessa Loaiza N. 12 febrero, 2013

¿Cómo llamarán los fieles a Benedicto XVI a partir del 1.° de marzo cuando ya no sea Papa?

La duda se repite en el mundo y en Costa Rica, según lo reconoció el sacerdote y periodista Glen Gómez, tras contestar dudas de los lectores en un chat organizado ayer por La Nación.

Las posibilidades son varias, entre ellas la de que vuelva a su nombre de pila: monseñor Joseph Ratzinger o que lo llamen Papa emérito, o la menos posible de todas: el ex-Papa.

Otra gran inquietud es qué ocurrirá con el anillo del pescador que utilizan como emblema diferenciador todos los papas.

Según dijo monseñor Hugo Barrantes, aunque el Papa no haya muerto, el anillo debe ser destruido.

Y, por último, ¿puede Benedicto XVI concelebrar misas con el futuro Papa o, incluso, participar en la ceremonia de Entronización de su sucesor?

Gómez, quien es vocero de la arquidiócesis metropolitana, explicó que Benedicto XVI seguirá siendo obispo tras dejar el papado y podrá oficiar misas, aunque no cree que esté presente en la ceremonia de su relevo.

“Se me parece Ratzinger a Juan Bautista: ‘Que yo me disipe para que otro brille’”, dijo el padre Gómez.