Por: Diego Bosque 31 mayo, 2016

¿Cómo hace para separar su función como gerente general de esa firma de su rol como regidor y presidente del Concejo de Desamparados?

No es difícil; es algo sumamente sencillo. Yo lo que digo es que todo proyecto debe presentarse como debe ser.

Pero, durante la reunión con el viceministro Urbina, para discutir el proyecto de sectorización, usted expresa argumentos relacionados con su rol de autobusero.

No, he pedido informes técnicos, me he centrado en lo que la Municipalidad le ha pedido al MOPT. Hemos dicho que manden los estudios técnicos; si usted habla con la arquitecta de la Municipalidad, le va a decir lo mismo.

¿No hay un conflicto de intereses, en este caso, al ser usted regidor y, al mismo tiempo, empleado de una autobusera?

Pues... vieras que... Si yo tengo que separarme de algún lado, yo lo hago.

Pero no le pregunto si usted está dispuesto a separarse, le estoy preguntando si usted considera o no que hay un conflicto de intereses.

No, de mi parte yo los separo (los roles) muy bien. No sé usted cómo lo podrá considerar.

¿Cómo le garantiza a la ciudadanía que no va a influir su trabajo particular en las decisiones del Ayuntamiento que tengan que ver con el transporte público?

Vea, señor, veo que usted está un poquito inclinado (...). Analice una cosa; si estoy trabajando en una empresa y la empresa va a sufrir un daño porque no están los estudios correspondientes (para la sectorización) o empresas que han hecho inversiones en modernización de flota y hoy vienen y le dicen: ‘El servicio se le va a disminuir’, ahí hay que ver, desde el punto de vista financiero, cuánto afectaría.

”Con este proyecto, me preocupa que el usuario no lo acepte; la aceptación del usuario es lo que me preocupa.

”Para mí, no hay un conflicto de intereses; para eso hay técnicos que hacen análisis correspondientes”.