Por: Vanessa Loaiza N. 14 abril, 2013

“Yo tengo una foto bastante curiosa, ahí por la entrada de Huacas, en la entrada a Tamarindo (Guanacaste) y al llegar a una intersección hay como 15 señales en 100 metros y de esas solo dos son oficiales que casi ni se ven, y el resto es pura publicidad”.

Así resume Júnior Araya el estado del derecho de vía en Costa Rica: está plagado de rotulación con señales que anuncian que usted se acerca de una comunidad, pero también a un hotel o un restaurante.

Esa rotulación intenta copiar el estilo de las señales de Ingeniería de Tránsito, pero son falsas e ilegales, destaca Araya.

El decreto del 2000 sobre Derechos de Vía y Publicidad Exterior, establece que el MOPT está en potestad de retirar las señales que se coloquen en el derecho de vía sin previa autorización, e incluso multar a quien los instala.

Empero, el proceso es engorroso porque se debe notificar al infractor y la multa es “risible”. “Es un absurdo, es como que alguien se te meta a la casa y que vos le tengás que pedir permiso para que salga de la casa”, dice Araya.

Este proceso es responsabilidad de la unidad de inspección vial y demoliciones del MOPT. Se intentó obtener el criterio de Jorge Rojas, responsable de esa dependencia, pero el viernes no estuvo disponible en su oficina.

Colaboraron en este reportaje Carlos Hernández, Fernando Gutiérrez, Mario Guevara, Alfonso Quesada y Jorge Umaña.