Gobiernos locales atienden constantes denuncias por parte de los vecinos

 4 junio, 2013
 Varios buzos escarban entre la basura en el botadero Cocorí, en el cantón de Pérez Zeledón. | ALONSO TENORIO.
Varios buzos escarban entre la basura en el botadero Cocorí, en el cantón de Pérez Zeledón. | ALONSO TENORIO.

En varias localidades del país, los buzos y chatarreros madrugan para aventajar a las municipalidades, en la recolección de residuos.

La eficiencia y la puntualidad de estos trabajadores informales, reduce la cantidad de deshechos reciclables que, mes a mes, dejan de percibir varios municipios.

Esta sería una de las principales causas señaladas por algunos funcionarios municipales, tras un reportaje publicado por La Nación el domingo.

El artículo revela la falta de planes de reciclaje en la mitad de las municipalidades del país.

El análisis de La Nación encontró que, de 70.000 toneladas de residuos sólidos producidas mensualmente en el país, se rescatan 1.400.

En el 2010, el Ministerio de Salud informó de que 56 de los 81 municipios no cumplían con la Ley para la Gestión Integral de Residuos.

David Hernández, de la Municipalidad de Montes de Oca, dijo que este año aumentó el robo de material reutilizable: “Hemos recibido denuncias que nos hablan de un chatarrero o un buzo que pasa y se lleva todo”, relató.

En Montes de Oca solo se recupera el 1,2% de las 1.300 toneladas mensuales de basura.

Belén, uno de los municipios mejor calificados por la Contraloría, no escapa de los recolectores informales. “Ellos la comercializan por su cuenta. A veces, no son del cantón”, dijo Esteban Salazar, de gestión integral de residuos.

El Reglamento sobre el Manejo de Residuos Sólidos Ordinarios prohíbe, en su artículo 63, que una persona remueva o extraiga el contenido de los recipientes para echar basura una vez colocados en el sitio donde se realiza la recolección.

Etiquetado como: