Acciones contra negativa de Aresep y Consejo de Transporte Público al no reconocerles tarifa por 'desequilibrio financiero'

Por: Daniela Cerdas E. 13 junio
En el Hospital México era significativa la fila de pasajeros a las 11: 30 a. m.
En el Hospital México era significativa la fila de pasajeros a las 11: 30 a. m.

Las empresa de buses Biusa, que da servicio en La Uruca, y Guillial S. A., que opera las rutas de barrio Escalante, barrio La Cruz y barrio México, paralizaron labores este martes como medida de presión ante la negativa de Aresep y Consejo de Transporte Público (CTP) de reconocerles una tarifa por "desequilibrio financiero".

Así lo informó Alfredo Villalobos, vocero de las firmas, quien advirtió que la paralización del servicio se realizará de manera indefinida.

En el caso de Biusa, las rutas que se verán afectadas son la ruta 10 y todos sus ramales, que incluyen los que van al Hospital México, la Peregrina, La Carpio, barrio Corazón de Jesús, León XIII, Parque de Diversiones, urbanización Rositer Carballo y el subsector a Heredia Sur.

En Guillial S. A., además de las rutas antes mencionadas, se verán afectadas todas las distrito El Carmen a San José.

Como respuesta, el CTP inició el proceso de notificación a las empresas que tengan interés en asumir la operación de dichas rutas, para evitar mayor afectación en los usuarios.

Según estimaciones de Villalobos, la medida perjudica a unos 60.000 usuarios diarios entre las dos buseras.

"Nuestra decisión de suspender el servicio público, a partir del día de hoy, es porque el CTP y la Aresep no atendieron la solicitud de otorgamiento de una tarifa por desequilibrio financiero (tarifa de salvamento) presentada hace más de un mes", explicaron las empresas en un comunicado.

Alegaron que desde hace meses vienen operando con pérdidas económicas a las cuales no les ven solución.

"A pesar de que hicimos un enorme esfuerzo financiero para renovar la flota vieja con la adquisión de 11 unidades modelo 2011, veinte unidades modelo 2017, se ha hecho inmanejable e imposible mantenernos en operación. Las tarifas de nuestras rutas tienen un reconocimiento insuficiente para cubrir los verdaderos costos por kilómetro recorrido", manifestó Guillial S. A., en un comunicado.

Según estos autobuseros, la situación es consecuencia de "las falencias" del nuevo modelo de cálculo tarifario ordinario que aplica la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

Ellos alegan que esa fórmula no les reconoce algunos costos, gastos de mantenimiento ni la inversión del primer año de la flota último modelo.

"Todo esto resulta irracional y financieramente imposible de soportar", dijo Villalobos.

Desesperación

La situación provocó largas filas en las paradas de buses y desesperación de los usuarios ya que desconocían lo que ocurría.

En los alrededores de las paradas eran algunos taxistas los que anunciaban que este día no había bus, mientras las microbuses piratas colectivas aprovecharon para ofrecer transporte.

Flora Murillo, vecina de Orotina, llevaba una hora de esperar el bus en el puente peatonal de Hospital México, a eso de las 11:30 a. m.. Ella salió de su cita médica a eso de las 10 a. m. y nadie le avisó que no había servicio de bus para ir a San José y de ahí regresara a su casa, en el cantón alajuelense.

Murillo preguntaba a las busetas colectivas cuánto le costaba el viaje ya que no le alcanzaba el dinero para tomar un taxi.

Flora Murillo llevaba una hora de esperar el bus en el Hospital México.
Flora Murillo llevaba una hora de esperar el bus en el Hospital México.
Medidas

El Consejo de Transporte Público corroboró la afectación del servicio en las rutas de la empresa Guillial S.A y está en proceso de verificar la afectación en los usuarios de Biusa.

Mario Zárate, director del CTP, manifestó que ya inició el proceso de notificación a las empresas que tengan interés en asumir la operación de esas rutas.

"Estas audiencias permitirán identificar a las empresas que estén en capacidad de asumir a la brevedad posible estos servicios y garantizar así la prestación para los usuarios que a diario utilizan estas rutas para movilizarse", dijo el funcionario.

Zárate aclaró que el tema tarifario es "exclusivo y excluyente" de la Aresep por lo que no corresponde al CTP dar trámite a una gestión de ese tipo.

La Aresep, por su parte, explicó que las empresas Biusa y Guilial no han presentado formalmente una solicitud de ajuste de tarifas ordinario desde el año 2011 y que es dentro del proceso de tarifa ordinaria donde se determina si se requiere un ajuste para restituir el equilibrio financiero de la empresa.

"Ambas empresas entregaron cartas el 4 de mayo y 1.° de junio en las que solicitaron una "tarifa de salvamento"(la cual no está regulada en el ordenamiento jurídico) ante la Junta Directiva. La Intendencia de Transporte respondió el 9 de junio que corresponde realizar la debida solicitud de revisión de tarifas, con la entrega de la información respectiva", explicaron representantes de la entidad.

Según la Autoridad Reguladora, está en la mayor disposición de realizar el procedimiento respectivo en el momento en que se le dé admisibilidad al estudio tarifario.

Aclaró que el CTP es quien debe garantizar la prestación del servicio para no afectar a los usuarios y aplicar las medidas correctivas en caso de suspensión de este.

La ley 3503, Reguladora del Transporte Remunerado de Personas 3503, indica en su artículo 17 inciso "e" la obligación del empresario de " no suspender la prestación del servicio durante la vigencia de la concesión".

Objeción

El nuevo método para calcular pasajes de autobús fue aprobado por Aresep en febrero de 2016 y se utilizó por primera vez en agosto. Desde entonces, su aplicación ha resultado en bajas.

Diferentes empresas autobuseros han objetado el método mediante gestiones ante la Sala Constitucional, conversaciones con la Aresep e incluso pidieron mediación de la Casa Presidencial. Ninguna de estas vías ha dado fruto.

Método cumple un año
Método cumple un año
Etiquetado como: