Municipalidades advierten de riesgos por incumplir la ley y anuncian inspecciones

Por: Andrea Rodríguez Valverde, Patricia Recio 19 junio, 2014

Los bares que inicien la venta de alcohol antes de las 11 a.m. este viernes se exponen a multas de ¢400.000 en adelante y hasta la pérdida de la patente o cierre de su negocio.

Así lo advirtieron algunas municipalidades consultadas sobre las acciones que tomarán mañana por motivo del partido de la Selección de Costa Rica en el Mundial de Brasil 2014 el cual está pactado para las 10 a.m.

Amparadas en la Ley de Licores, las municipalidades recordaron que las patentes de licores para bares autorizan la venta de alcohol a partir de las 11 a.m., no así la apertura de los locales, los cuales pueden entrar en funcionamiento antes de la hora estipulada.

La municipalidad de San José, informó que realizarán patrullajes para evitar disturbios durante el encuentro y que las denuncias por incumplimiento de esta medida se atenderán contra llamadas (2547-6160 o 2547-6172).

Guillermo Freer encargado de la Sección de Inspecciones de ese municipio dijo que los inspectores trabajarán en su horario regular para vigilar que se cumpla la ley.

Asimismo en la Municipalidad de Montes de Oca, donde existen casi 150 patentes de licor, el alcalde Fernando Trejos aseguró que los inspectores se mantendrán vigilantes y añadió que los dueños de los locales están plenamente advertidos de los horarios que establece la normativa.

"En el partido del sábado pasado la mayoría de los bares cumplieron, ellos saben que podría implicar la apertura de un procedimiento administrativo y hasta la pérdida de la patente", afirmó Trejos.

El alcalde de Montes de Oca, agregó que colocarán basureros en los alredeores de la Fuente de la Hispanidad, lugar que es concurrido por los aficionados para celebrar.

Buen ambiente previo al juego entre Costa Rica y Uruguay.
Buen ambiente previo al juego entre Costa Rica y Uruguay.

En la Municipalidad de Cartago se realizarán inspecciones por diferentes distritos del cantón, la cual cuenta con cerca de 450 establecimientos autorizados para la venta de alcohol.

El departamento de Patentes aseguró que el muestreo tiene como objetivo evitar la irregularidad en los locales comerciales.

De acuerdo con Marta Leitón, funcionaria de la unidad, el primer paso ante el incumpliento es una notificación al dueño del local, seguido por una eventual clausura del bar. "Si esto sucede el propietario debe pagar una multa de por lo menos un salario base (¢400.000) para volver a abrir el establecimiento".

La disposición en cuanto el horario para la venta de bebidas alcohólicas no alcanza a supermercados, licoreras, restaurantes y bares con patentes turísticas.