Caída de precios no se vería reflejada en próximo ajuste de tarifas de autobuses

Por: Irene Vizcaíno 10 enero, 2015
La caída en los precios de los combustibles comenzó en julio, desde entonces la tendencia se mantiene a la baja. Claudio Coronado expidió combustibles en setiembre, en una gasolinera de Tibás. | ALBERT MARÍN/ARCHIVO
La caída en los precios de los combustibles comenzó en julio, desde entonces la tendencia se mantiene a la baja. Claudio Coronado expidió combustibles en setiembre, en una gasolinera de Tibás. | ALBERT MARÍN/ARCHIVO

Si su vehículo usa gasolina súper, le convendría llenar el tanque hasta la próxima semana, cuando entre a regir una rebaja de ¢109 por litro.

Cambio de precios
Cambio de precios

La caída en la gasolina plus y el diésel también serán significativas: ¢103 en la primera y ¢85 en el segundo.

Así lo informó este viernes la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) tras realizar los estudios técnicos correspondientes al mes de diciembre.

El resultado fue más generoso para los dueños de vehículos que el estimado inicialmente por la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope). Esta había anunciado bajas de ¢88, ¢80 y ¢67 en las gasolinas súper, plus, y el diésel, respectivamente.

Con el nuevo ajuste, los conductores pagarán ¢580 por litro de súper, en vez de los ¢689 actuales. Por la plus desembolsarán ¢552 y no ¢655, como ahora, y el diésel les costará ¢522 en vez de ¢607.

Estas rebajas, dijo Aresep, son las más importantes desde enero del 2009. En los últimos meses, es la sétima caída.

Las nuevas tarifas regirán al día siguiente de la publicación en el diario oficial La Gaceta.

Los precios internacionales del petróleo y el tipo de cambio son dos de los cuatro factores que incidieron para el descenso de precios.

También se tomó en cuenta que Recope pagó por la compra de carburantes menos de lo estimado; además de un margen de operación menor al incluido por la Refinadora en sus cálculos.

Aparte del alivio inmediato para los bolsillos de los dueños de carros, la reducción en los combustibles podría tener otros efectos positivos, como apuntó el economista Luis Mesalles.

Entre esos efectos estarían una baja en el costo de la electricidad por la disminución del gasto en la generación térmica (a base de diésel y búnker), así como menores costos de producción para muchas empresas.

Esto último, sin embargo, se percibiría de modo más lento.

“Los conductores, además, tendrían más plata para gastar en otras cosas, lo que lograría reactivar la economía, que está aletargada”, añadió Mesalles.

Para febrero, Recope estimó más rebajas: ¢49 en la súper, ¢54 en la plus y ¢55 en el diésel.

¿Buses y taxis? El beneficio de la baja en hidrocarburos no llegaría tan rápido a los pasajeros de buses o taxis.

Enrique Muñoz, intendente de Transportes de la Aresep, explicó que la metodología para fijar tarifas de buses utiliza el promedio del costo de los combustibles en el semestre anterior.

Por esa razón, para el ajuste extraordinario que se aplicará este mes, se tomarán en cuenta los precios de julio a diciembre. La significativa baja de este enero no se incluye para el cálculo.

Según Muñoz, el precio del combustible se se usará será de ¢652 por litro, esto es ¢72 más que el precio que entrará a regir la próxima semana.

En taxis en cambio, sí podría darse una disminución de tarifas en el ajuste Aresep realizará en febrero. Esto porque la metodología utiliza el precio vigente al final de enero.

Etiquetado como: