Por: Irene Rodríguez 21 septiembre, 2013

El consejo parece hasta irónico, pero es el que la psicóloga Mariana Bolaños recomienda para no enfermarse con el caos vial: disfrutar una presa.

¿Cómo hacerlo si son las presas las que provocan llegadas tardías y sacan el peor comportamiento vial de nosotros?

Mariana Bolaños asegura que la táctica es saber y asumir que usted no puede hacer nada para desaparecer el tránsito.

“Si usted ya llegó a una presa, y no puede cambiar de ruta, nada puede hacer por desaparecerla. Llame para avisar que va tarde y ponga la música que más le gusta.

”Si hay gente con usted en el carro hable o cuente chistes. Disfrute la presa; de lo contrario, va a frustrarse”, manifestó.

La psicoanalista Ana Yendry Morales opina igual: “La presa no es culpa suya, tampoco es culpa de la otra gente, las personas que van en los otros carros tampoco quieren estar ahí. Si sacás la ira en media presa de nada te va a ayudar”.

“Salir más temprano puede significar dormir menos, pero también tendremos menos tensiones”, aconsejó Morales a quienes transitan en rutas congestionadas.

Agresividad. Para la psicoanalista, el incidente que este jueves acabó con la vida de un chofer muestra la agresividad que circula en las calles ticas.

“A la tensión vial se suma la tensión que se tiene en la casa y en el trabajo y no todos manejan bien estas tensiones”, explicó Morales. No hay que sumarse a la agresión del otro. Con ver un carro no sabemos si lleva un arma, no se necesita cara de delincuente para ser agresivo”, añadió.

Las expertas aconsejan salir más temprano, tener el teléfono a mano para avisar, tomar con filosofía las presas y reírse de ellas.