Por: Irene Rodríguez 29 marzo, 2015

Adquirir un plan en un camposanto privado es una salida para muchas familias ante la difícil situación de falta de espacios que enfrentan los cementerios en las comunidades.

Estos lugares ofrecen lotes con escritura, cremación (que pueden incluir los cenizarios) y las opciones de “árboles de vida”, en las que un árbol crece junto a las cenizas del difunto.

Ana Virginia Montero, vecina de Santo Domingo de Heredia, decidió adquirir uno de estos paquetes.

“Siento que es mejor tener un lugar seguro donde me puedan enterrar a mí o a algún otro miembro de la familia sin pasar apuros. Así uno tiene tranquilidad en esos momentos tan difíciles”, comentó.

Los precios. Algunos de los camposantos privados, como Montesacro, Jardines del Recuerdo y La Piedad, manejan diferentes planes de pago.

La opción “árbol de vida” consiste en sembrar un árbol junto a las cenizas. Tal servicio lo ofrece La Piedad y, pronto, Montesacro. | LUIS NAVARRO
La opción “árbol de vida” consiste en sembrar un árbol junto a las cenizas. Tal servicio lo ofrece La Piedad y, pronto, Montesacro. | LUIS NAVARRO

También se ofrecen para los servicios funerarios.

“Los precios son muy variados; depende de lo que el cliente quiera”, afirmó Gloriana Carvajal, gerente de Mercadeo de La Piedad.

Por ejemplo, añadió, en el camposanto de Escazú hay planes con cuotas desde ¢14.000 mensuales. En otras sedes, las cuotas más bajas son de ¢6.000

Alfredo Alvarado, gerente de Ventas de Montesacro, también destacó que los precios se ajustan a las posibilidades y gustos de las familias. El valor de los lotes comienza en ¢3 millones

Según Alvarado, cada vez son más las personas que utilizan la cremación.

“Normalmente, tiene un mercado más joven, pero además es una opción más barata, pues hay servicios desde los ¢750.000”, afirmó Alvarado.

En el Cementerio Metropolitano, administrado por la Junta de Protección Social, las fosas sencillas tienen un precio de ¢663.145, y las dobles, de ¢1,3 millones.