Sandra Piszk, ministra de Trabajo y Seguridad Social

Por: Vanessa Loaiza N. 30 agosto, 2012

¿Cómo fue que los sindicatos aceptaron negociar este tema?

En marzo de este año, producto de una de las negociaciones salariales, llegamos a un acuerdo con el sector sindical de que este proyecto no se enviaría a la Asamblea Legislativa hasta tanto no fuera presentado ante ellos y discutido durante un plazo determinado (seis meses).

¿Tienen claro los sindicatos que algunos derechos adquiridos se van a preservar solo hasta que se finiquiten las convenciones colectivas y que esto significará un recorte en los ingresos?

Debo decirle que la diferencia salarial que hay en el sector público, las enormes brechas, las inequidades que hay en el sector me hacen a mí pensar que los mismos sindicatos estarán interesados en una mayor equidad. No puede uno pretender subirle el salario a un funcionario público que gana muy poco, si hay un grupo que está ganando mucho. Por ejemplo, el ordenamiento de las anualidades: los funcionarios de Gobierno Central tienen anualidades de 1,94% y en otras instituciones tienen 5,5%; bueno, diay , ¡repartámoslas!

¿Y los que ganan más estarán dispuestos a perder?

Esta es una discusión que debe darse en términos serenos y responsables, haciéndoles ver que a nadie se le van a quitar los derechos adquiridos.

¿Son suficientes seis meses para discutirlo?

Haremos todos los esfuerzos porque esto se discuta con distintos grupos y posiblemente llegaremos a acuerdos en algunas cosas, posiblemente de aquí puedan salir dos o tres decisiones que puedan ser avaladas (...). Un problema que se generó por más de 60 años no se va a resolver en seis meses.

¿Pero van a esperar que haya acuerdos en todos los puntos para llevar esto al Congreso?

Puede ser que podamos avanzar con acuerdos parciales.

Es que en el proyecto se establece que el patrono debe denunciar la convención un mes antes de que se venza y, si no hay negociación, fenece.

Eso no lo decimos nosotros, lo dice la Sala II (Poder Judicial).

Entonces, sería obligación a partir de este momento (...)

(...) que se denuncien las convenciones colectivas.

¿Y si no hay negociación?

Si no hay una negociación, los derechos, la Sala II ha dicho, se extinguen.