Estructura de 1.800 m de largo funcionará en junio del 2016

Por: Irela Fornaguera 20 marzo, 2015
La obra será construida usando una “tuneladora”, que hoy mide 60 metros de largo, pero crecerá conforme avancen los trabajos, hasta llegar a una longitud de 120 metros. | CARLOS GONZÁLEZ
La obra será construida usando una “tuneladora”, que hoy mide 60 metros de largo, pero crecerá conforme avancen los trabajos, hasta llegar a una longitud de 120 metros. | CARLOS GONZÁLEZ

El AyA empezó ayer la construcción de un túnel de transvase, que servirá para conducir las aguas residuales del sur del área metropolitana hacia la planta de tratamiento Los Tajos, en La Uruca.

El conducto de 1.787 metros de largo y 2,5 metros de diámetro es el primer túnel urbano en Costa Rica. Para construir el pasaje se usará una “tuneladora” llamada La Guaria, que ahora mide 60 metros de largo.

La obra estaría lista en junio del 2016, costará ¢9.000 millones y fue adjudicada a la compañía francesa CSM BESSAC, en noviembre del 2013.

Los cantones beneficiados con el proyecto son Desamparados, Alajuelita, Montes de Oca, San José, Curridabat y La Unión (Cartago).

Según Bernard Theron, director de CSM BESSAC, este es el primer túnel que concretan en Centroamérica.

La construcción se inicia en la margen derecha del río María Aguilar, continúa paralela a la ruta de Circunvalación y finaliza en el bajo los Ledezma, en La Uruca, San José.

El subterráneo es parte del proyecto de mejoramiento ambiental de la Gran Área Metropolitana, que impulsa el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), para beneficiar a 1.070.000 habitantes, en 11 cantones.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

“Es necesario hacer conciencia de la importancia de este proyecto. El éxito se basa en que alcancemos porcentajes altos de conexión en las casas, para que logremos dejar de descargar las aguas sucias a los ríos”, manifestó Yamileth Astorga, presidenta del AyA.

La planta Los Tajos empezará a tratar en junio las aguas residuales de los colectores del norte (Rivera y Torres). Desde entonces, removerá la carga orgánica en hasta un 40% de las aguas que llegan contaminadas a los ríos.

Una vez concluido, el túnel de transvase servirá para llevar las aguas de los colectores del sur (María Aguilar y Tiribí) hacia la cuenca del río Torres.

En el río Torres, las aguas del sur se unirán a los colectores del norte (La Uruca, Tibás, Moravia, Goicoechea y Sabanilla) para ser tratadas en la planta Los Tajos.