Dos congresistas, del FA y PUSC, también acudieron al MOPT junto con empresarios para exponer alegatos

Por: Juan Fernando Lara, Daniela Cerdas E. 6 marzo
La nueva fórmula de cálculo se implementa pese a la fuerte oposición de los autobuseros que han presionado ante diferentes instancias procurando frenar su aplicación.
La nueva fórmula de cálculo se implementa pese a la fuerte oposición de los autobuseros que han presionado ante diferentes instancias procurando frenar su aplicación.

San José

Un grupo de 21 diputados solicitó a la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) suspender el actual método para calcular pasajes de autobús, el cual solo rebajas ha producido en un año de vigencia. En su lugar, piden reactivar el modelo anterior.

Así lo hicieron saber en una carta enviada el viernes pasado.

Unidos al clamor del gremio autobusero, los diputados alegan que la metodología aprobada hace un año desconoce gastos de las empresas como la contratación de personal de limpieza, técnicos e incluso inversiones en autobuses nuevos, según el texto que redactó el congresista Luis Vásquez Castro, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC).

"Las tarifas para los autobuseros hoy podrían ir camino de ser ruinosas y esto conduciría a que el transporte en autobús se quede en pocas manos y lo cual sería desfavorable para los pasajeros. ¿Qué pasa si las tarifas bajan entre ¢100 y ¢200? Pues que los empresarios van a quebrar", expresó Vásquez.

El limonense calificó el servicio de autobús en Costa Rica como "de lujo".

Para los congresistas, de insistir con el modelo, se pondría en riesgo el trabajo de cientos de personas así como la estabilidad financiera de las compañías, lo que, en su criterio, podría generar un "colapso del sistema de transporte público y la consolidación de monopolios de transporte".

El nuevo método es calificado en la carta como "incompleto", "cargado de errores" y "desactualizado".

Junto a Vásquez, la carta dirigida a la Junta Directiva de la Aresep la firmaron Rolando González, Ronny Monge, Juan Rafael Marín, Michael Arce, Aracelly Segura, Olivier Jiménez, Carlos Arguedas, Juan Luis Jiménez, Julio Rojas, Lorely Trejos, Danny Hailing y Marta Arauz, del Partido Liberación Nacional (PLN).

También figuran Wílliam Alvarado, Rosibel Ramos y Jorge Rodríguez del PUSC; Gonzalo Ramírez, de Renovación Costarricense y Carmen Quesada (diputada independiente). Del Partido Acción Ciudadana (PAC), aparecen Marlene Madrigal, Franklin Corella y Marco Vinicio Redondo.

Inicialmente eran 22 legisladores los que apoyaron el reclamo pues estaba incluido el nombre de José Francisco Camacho, del Frente Amplio, quien dijo luego, que firmó "por error". Por esa razón, remitió otra nota a la Aresep para desvincularse del escrito.

Entre tanto, Ramírez, Corella y Segura, consultados por La Nación, coincidieron en que creen conveniente analizar más el modelo para prevenir afectaciones tanto a usuarios como a pequeños empresarios autobuseros.

Hasta avanzada la tarde de este lunes, Aresep se había abstenido de hacer referencia a la misiva.

Gestión ante el MOPT

Días antes de enviar la carta a la Aresep, Luis Vásquez también gestionó una reunión con el ministro de Obras Públicas y Transportes, Carlos Villalta. Esa cita se concretó el 22 de febrero y a esta acudieron el también diputado Gerardo Vargas Varela, del Partido Frente Amplio –quien no aparece entre los firmantes– y un grupo de autobuseros.

Según la versión de Vásquez, del encuentro con Villalta surgió la posibilidad de que se elabore un estudio a cargo de "expertos nacionales en fijación tarifaria" el cual arrojaría una "tarifa justa" con la cual se evitaría "un caos en el país con una huelga general".

El ministro Villalta aclaró que solo estaba previsto recibir a dos diputados, pero estos aparecieron acompañados por los transportistas. Asimismo, aseguró que él solo se limitó a escucharlos, por lo que la posibilidad de un nuevo estudio fue un planteamiento que hicieron los visitantes.

"Llegaron a quejarse. Honestamente así fue. Nada más los escuchamos y todos al final quedamos claros en que es a la Aresep a la que le toca la regulación tarifaria", expresó Villalta.

Los reclamos de los autobuseros vienen desde años atrás, cuando comenzó a estudiarse una nueva metodología. De hecho, el diputado Vargas Varela los acompañó en otras gestiones que fueron parte de esa lucha.

Se trataron de encuentros con autoridades de la Aresep en diciembre de 2015 y mayo de 2016, que él gestionó. También en esos casos, acompañó a los autobuseros.

Ofensiva empresarial

Al cumplir este mes un año de aplicación, el nuevo método para calcular pasajes de autobús suma rebajas para cuatro rutas, según los registros de la Aresep.

Se implementó pese a la ofensiva de los empresarios contra el método. Esta batalla ha incluido gestiones ante la Sala Constitucional y solicitudes directas al regulador general de los servicios públicos, Roberto Jiménez.

En julio del año pasado, además, varios autobuseros pidieron a Jiménez sancionar al intendente de Transportes, Enrique Muñoz, por su intentos de estimar la demanda real de pasajeros en las rutas al contratar un estudio de verificación de cantidad de pasajeros que ellos habían aportado.

Se trató de un análisis encargado en el 2015 al Programa de Desarrollo Urbano Sostenible (Produs) de la Escuela de Ingeniería Civil de la Universidad de Costa Rica, con el objetivo de tener datos independientes sobre la operación de algunas rutas y utilizarlos para fijar tarifas.

El resultado del análisis condujo a Muñoz a ordenar una revisión tarifaria aún en trámite en seis de ocho rutas, bajo sospecha de alteraciones en las cifras de pasajeros, según inconsistencias detectadas.

Por ese misma contratación, los mismos empresarios plantearon el 20 de diciembre una recusación contra el intendente. El regulador Jiménez, sin embargo, rechazó la solicitud por el fondo, según la resolución RRG-060-2017.

5 preguntas y respuestas sobre la nueva metodología

¿En qué consiste?

Es el cálculo de pasajes con datos verificables, fijados por el Gobierno, sobre el valor de los vehículos y la demanda de usuarios. Se ajustarán variables relacionadas con el personal de operación y mantenimiento de las unidades, así como la inclusión de otros costos.

¿Cuándo se aprobó?

Esta fórmula sustituyó a la que estuvo vigente por dos décadas. Fue ideada luego de estudios y negociaciones que duraron seis años. La Directiva de Aresep la aprobó el 29 de febrero del 2016, cuando el regulador era Dennis Meléndez.

¿Qué variables toma en cuenta para el cálculo de los pasajes?

-La cantidad de pasajeros es un dato clave. Este dato solo puede ser suministrado, con base en estudios técnicos, por la Aresep o el Consejo de Transporte Público. A mayor cantidad de usuarios de una ruta, menor costo de tarifa y viceversa.

-Si el empresario invierte poco en renovar la flotilla, la tarifa será menor y vicecersa. El valor de la flota se calculará con datos del Ministerio de Hacienda.

-Se contempla, la utilización de otras inversiones para mejorar el servicio, como cámaras de seguridad, paradas, etc.

-La nueva metodología contempla la posibilidad de incluir los costos necesarios para implementar el pago electrónico, cuando sea definido por el CTP.

¿Qué dicen los empresarios?

La nueva fórmula de cálculo se implementó pese a la fuerte oposición de los autobuseros, pues, según ellos, afectan el equilibrio económico contractual, así como la calidad y seguridad del servicio.

¿Cuantas veces se ha aplicado la metodología?

En un año, el método solo se ha aplicado cuatro veces y, en cada caso, trajo rebajas. Hay 20 ajustes más previstos para próximos meses.

Nota del editor: Esta información fue corregida el martes 7 de marzo a las 7 p. m.