Instituto gestiona pasaje de ¢650 por cualquier tramo de recorrido; empresa de bus cobra ¢500

Por: Sofía Chinchilla C. 28 febrero

La empresa de autobuses Tuasa solicitó a la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) que no se fraccione la tarifa del tren en la ruta Alajuela-Heredia, por temor a los efectos que tal medida podría tener en su negocio.

El pedido lo hizo durante la fase de recepción de posiciones a favor o en contra de la solicitud del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer) para que la tarifa de ese servicio sea de ¢650 para cualquier tramo del trayecto.

Tuasa pide que la Aresep se apegue a la solicitud de ajuste de Incofer: una única tarifa para todo el recorrido.
Tuasa pide que la Aresep se apegue a la solicitud de ajuste de Incofer: una única tarifa para todo el recorrido.

"Lo anterior, para que no se le permita al Incofer flexibilidad para competir con el servicio de transporte remunerado de personas, modalidad autobús, ya establecido en el área de influencia del ferrocarril, para evitar una eventual competencia desleal", dice el documento, remitido a la Aresep el 15 de febrero.

La empresa se refiere a la posibilidad de que el ente regulador autorice cobrar a los clientes según su destino, en vez de establecer una tarifa única, independientemente de la distancia que recorran.

En esa ruta, el ferrocarril se detiene en Río Segundo y San Joaquín de Flores antes de llegar a Heredia, recorrido que realiza la firma alajuelense con tarifa única de ¢500.

Neftalí Cubillo, gerente de Tuasa, argumentó que solo pretende garantizar que las tarifas del tren y el bus se calculen de la misma forma.

"En este momento el Incofer está pidiendo una sola tarifa, pero uno no sabe si puede salir de la Aresep, que se les ocurra hacer una tarifa fraccionada, porque tienen la potestad para hacerlo. Lo que pedimos es que se cumpla lo que pide Incofer", dijo Cubillo.

Tuasa también pide a la Aresep que el cálculo de la tarifa del tren se haga con datos del costo de operación del ferrocarril actualizados al 2017 (la solicitud de ajuste se presentó en diciembre del año pasado) y que se revise el valor de las máquinas que prestan el servicio para el tramo Alajuela-Heredia.

"No estamos pensando en afectar al usuario para nada, al contrario, es solo que los servicios puedan competir en igualdad de condiciones", aseguró Cubillo.

La Nación intentó consultar el criterio del Incofer respecto a las preocupaciones de Tuasa. Sin embargo, para el cierre de esta nota, no se recibió respuesta del jerarca de la entidad.

"No estamos pensando en afectar al usuario para nada, al contrario, es solo que los servicios puedan competir en igualdad de condiciones" Neftalí Cubillo, gerente de Tuasa.

Objeciones al ajuste. La audiencia pública en la que se discutió la solicitud de ajuste del Incofer se realizó el 20 de febrero. En ella, la Defensoría de los Habitantes manifestó su rechazo a la tarifa propuesta.

El ente defensor considera que la tarifa de ¢650 que propone Incofer se calculó a partir de información inadecuada.

La propuesta del Instituto se basó en el supuesto de que el servicio se daría de lunes a viernes, con 15 desplazamientos de tren diarios, con una ocupación del 80% y 61.700 pasajeros mensuales.

No obstante, según la investigación de la Defensoría, en realidad se harían 30 viajes diarios, lo que duplicaría la demanda y por tanto, según el ente defensor, la tarifa debería ser de ¢515.

La Defensoría también critica que los trenes no cuenten con sistemas que permitan precisar la ocupación real de los viajes, lo que en su opinión provoca que se subestime la demanda del servicio y que se propongan tarifas más altas de lo que deberían ser.

De acuerdo con los cálculos de la Defensoría de los Habitantes, la tarifa en la ruta Alajuela-Heredia debería ser de ¢515.

"Resulta preocupante para esta Defensoría que el Incofer (...) no haya instaurado sistemas automatizados para el conteo de los pasajeros movilizados, pues en la actualidad este control se realiza de forma totalmente rudimentaria, mediante el reporte de recaudación que deben realizar los tiqueteros y boleteros con que cuenta el servicio", criticó ese órgano.

En la audiencia también se presentó un documento de objeción al ajuste con las firmas de 16 personas, quienes se identificaron como usuarias del tren.

El grupo manifestó su oposición a que se fije cualquier tarifa específica para el tramo Alajuela-Heredia, pues consideran que actualmente el Incofer carece de condiciones para prestar un servicio adecuado.

"Debido a las malas condiciones de las unidades, la sobrecarga de los trenes, las tardanzas en los horarios y la mala prestación del servicio, resulta imposible fijar una tarifa acorde, pero adicionalmente cualquiera que se determine estaría legitimando un servicio mal prestado", expresaron los usuarios.

La oficina de prensa de la Aresep informó de que la decisión sobre la tarifa del servicio Alajuela-Heredia se comunicará, a más tardar, el 20 de marzo, pues la ley le da un mes calendario a la entidad para emitir una resolución.

El servicio de tren Alajuela-Heredia-San José se inició el 20 de enero, como una medida para aliviar las presas por el cierre del puente sobre el río Virilla, en la autopista General Cañas.