Fiscalizadores se llevan 70 expedientes sobre adquisiciones hechas desde 2010

 9 septiembre, 2011
 El secuestro de los expedientes sobre compras urgentes de fármacos estuvo a cargo de los auditores Édgar Avendaño, Oriana Matarrita, Ronny Villalobos y Ólger Sánchez, todos de la Auditoría Interna. | ADRIANA ARAYA PARA LN
El secuestro de los expedientes sobre compras urgentes de fármacos estuvo a cargo de los auditores Édgar Avendaño, Oriana Matarrita, Ronny Villalobos y Ólger Sánchez, todos de la Auditoría Interna. | ADRIANA ARAYA PARA LN

La Auditoría Interna de la CCSS secuestró ayer, en presencia de abogados e investigadores de la Contraloría General de la República, más de 70 expedientes sobre compras urgentes de medicamentos hechas entre el 2010 y este año.

Dicha diligencia se realizó para “custodiar y garantizar la debida integridad de la documentación y para que ninguna de las piezas de los expedientes se extravíe o desaparezca por alguna situación particular”, dijeron los auditores.

Los 70 expedientes pasaron a formar parte de la investigación que la auditoría lleva a cabo sobre supuestas anomalías en la adquisición de fármacos.

El secuestro de los archivos se realizó de manera sorpresiva en el piso 11 de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS). Esa acción se inició a las 9 a. m. y se extendió durante cinco horas.

La totalidad del material supera los 1.500 folios, los cuales fueron acomodados en seis cajas que ahora están bajo llave en el primer piso del edificio central de la Caja, donde se ubica la Auditoría Interna.

Como medida de seguridad, las cajas están selladas y en sus cierres están estampadas las firmas de los auditores y abogados de la Caja y de la Contraloría que estuvieron presentes en el decomiso.

Los expedientes se encontraban en la Dirección de Aprovisionamiento de Bienes y Servicios y en el Área de Gestión de Medicamentos. Ambos despachos pertenecen a la Gerencia de Logística.

Durante la gestión no estuvo el gerente, Ubaldo Carrillo.

Enfoque. Las indagaciones en curso se iniciaron por supuestas anomalías en compras urgentes de medicamentos a la farmacéutica Seven Pharma Limitada.

Esa firma, vinculada a un ciudadano indio llamado Murali Krishna Bheemireddy, tiene como subsidiaria a Selah Medical Supply.

En esta última aparece como tesorera Sandra Céspedes Porras, madre de Hans Vindas Céspedes, un funcionario de la Caja encargado de gestionar las compras urgentes de medicamentos.

Precisamente, hace una semana Sandra Céspedes negó conocer cualquier detalle sobre Selah y, más bien, remitió para consultas a su primogénito.

Hans Vindas, por su parte, también dijo no saber de Selah o del extranjero Bheemireddy.

Seven Pharma es la farmacéutica más beneficiada con compras urgentes de medicamentos por parte de la Caja –en seis meses obtuvo contratos por ¢171 millones–.

La Caja hace adquisiciones de ese tipo para enfrentar el desabastecimiento de medicinas.

El mecanismo da la ventaja a la administración de hacer contrataciones directas (negociación entre el proveedor y la Caja), licitaciones abreviadas exentas de requisitos e incluso prórrogas unilaterales de los contratos.

De lo anterior dio cuenta este diario el lunes anterior.

Ese mismo día, Hans Vindas Céspedes fue suspendido con goce de salario. El funcionario tenía dos semanas de haber sido trasladado a otra área fuera del departamento de Gestión de Medicamentos.

Bheemireddy, por su parte, también figura en Alpha Pharma Internacional, otra farmacéutica proveedora de la CCSS y con una serie de compras urgentes realizadas en los últimos 12 meses.

Lo que sigue. Inicialmente, los auditores de la Caja habían secuestrado hace una semana los expedientes relacionados con Seven Pharma y Alpha Pharma.

No obstante, la medida fue extendida ayer a todas las compras urgentes que ha realizado la Gerencia de Logística desde el 2010.

La auditoría señaló que la próxima semana comenzarán el análisis de los expedientes.

No se descarta que esa información también llegue hasta la Asamblea Legislativa, específicamente a la comisión que analiza la crisis de la Caja.

Ayer se intentó obtener el criterio de la Contraloría General de la República sobre sus acciones en la Caja, pero se informó de que la labor cumplida fue meramente de acompañamiento para los auditores de la entidad.