Fieles abarrotaron Catedral Metropolitana en misa de hora y media de duración

 20 abril, 2014

En ningún momento se refirió a los diputados, políticos, ni a los activistas de la fertilización in vitro, sin embargo, el Arzobispo de San José recordó a los católicos su misión de defender "la vida en todas las etapas".

Ante una Catedral repleta de fieles, el obispo, Jose Rafael Quirós, dirigió la misa del Domingo de Resurrección que cierra la celebración de la Semana Santa, en el mundo católico.

"Defendamos la vida en todas las etapas, si somos la vida, proclamamos la vida, en el sepulcro han quedado todas las divisiones", dijo en la homilía.

"Convirtámonos en portadores del mensaje de vida, de luz (...) El Señor nos invita a ser mensajeros y mensajeros alegres", dijo Quirós.

La imagen de Jesucristo Resucitado atrajo a decenas de devotos al finalizar la misa, en la Catedral Metropolitana.
La imagen de Jesucristo Resucitado atrajo a decenas de devotos al finalizar la misa, en la Catedral Metropolitana.

Este domingo, los católicos festejan su fe basada en la resurrección de Jesús, tras su condena a muerte en la cruz.

En ese contexto de "la nueva vida en Cristo", el Obispo insistió a los católicos su deber de apoyar la vida.

"A nadie se le impone creer. El Señor no impone nada", dijo el cura, quien recordó que este lunes comienzan los 50 días del festejo de la Pascua de Resurrección.

Pulso con el Estado. En otros momentos, de forma directa, los obispos de Costa Rica han pedido a los diputados no aprobar el proyecto de ley a favor de la fertilización in vitro (FIV).

La Asamblea Legislativa aún tiene pendiente debatir el plan que busca reinstalar la técnica FIV, proyecto frenado por 300 mociones presentadas por el diputado evangélico, Carlos Avendaño.

Sobre este tema, el presidente electo, Luis Guillermo Solís, ha señalado que apoyará brindar opciones a las mujeres que requieren la FIV, como opción para concebir.

El 20 de diciembre del 2012, la Corte Interamericana de Derechos Humanos exigió a Costa Rica habilitar la FIV dentro de las opciones de la seguridad social y permitirla en la vía de la medicina privada.

La sentencia dejó sin efecto el fallo de la Sala IV del año 2000 el cual determinó que la FIV atentaba contra la vida.