Por: Irela Fornaguera 9 abril, 2015

La Aresep le exige al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) vender sus excedentes de energía al Mercado Eléctrico Regional (MER), desde este mes y hasta diciembre del 2016.

De acuerdo con la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep), la preparación de un plan para colocar esos sobrantes –generados, sobre todo con las plantas hidroeléctricas– llevaría al abaratamiento de las tarifas de luz en el país.

En el primer trimestre del año, el embalse Arenal alcanzó un nivel de cinco metros superior al proyectado (quedó a dos metros de su cota máxima). Según la Intendencia de Energía de la Aresep, esta situación podría obligar al ICE, si no exporta, a realizar vertimientos o desperdicios en el 2016, cuando opere la planta hidroeléctrica Reventazón.

“La posibilidad de que Costa Rica se beneficie depende, en lo esencial, de la capacidad del ICE de utilizar de forma inteligente los distintos mecanismos que ofrece el MER para importar cuando es más barato y de exportar cuando sea posible”, comunicó el órgano regulador.

La Nación le consultó a voceros del Instituto su posición al respecto, pero al cierre de esta edición no hubo respuesta.

Durante el 2014, Costa Rica obtuvo $3,6 millones a partir de la exportación de su energía.

Entre el 2013 y el 2014, las importaciones energéticas crecieron en 310% (con lo que se logró cubrir hasta un 8% de la demanda nacional), mientras que las exportaciones aumentaron 246%.

Ambas transacciones generaron al país un ahorro de $44,4 millones en 2014, lo que representó un 21% del gasto total de combustibles para producción térmica.